Saltar al contenido

KENDALL JENNER TIENE INCÓMODO ENCUENTRO CON EX DE SU HERMANA KHLOÉ

Khloé Kardashian ha protagonizado muy a su pesar uno de los mayores culebrones que se han vivido en el reality de su familia en los últimos años debido a las infidelidades de su ex Tristan Thompson, que fue pillado con otras mujeres mientras ella estaba embarazada de su hija mayor.

La celebridad ha repetido hasta la saciedad que la estrella de la NBA siempre formará parte de su vida porque es el padre de sus dos hijos: la pequeña True, y el bebé al que dieron la bienvenida hace unas semanas a través de una gestación subrogada. Sin embargo, la puerta a una futura reconciliación se ha cerrado para siempre después de que él concibiera un hijo con otra mujer a la que conoció en la fiesta de cumpleaños que la propia Khloé le había organizado el año pasado tras reconciliarse.

El resto del mediático clan no se muestra igual de conciliador. Kim, la hermana mayor de Khloé, se ha comprometido a no hablar mal públicamente de los padres de sus sobrinos y sobrinas porque sabe que algún día los niños se harán mayores y podrán oír todo lo que diga ahora, pero hasta ahí está dispuesta a llegar.

Kendall Jenner, una de las dos medio hermanas menores que Kim y Khloé tienen por parte de madre, ha adoptado una postura muy parecida: nada de hostilidades abiertas, pero tampoco piensa mostrarse cordial con Tristan. De hecho, el pasado viernes la modelo coincidió con el deportista en un concierto del cantante The Weekend y ni siquiera se dignó a mirarle a la cara o saludarle.

Para volver la situación aún más incómoda, los dos se encontraban en la misma zona del estadio, así que no había forma de que no se enteraran de que el otro también estaba allí. Kendall se dedicó a bailar con sus amigas, entre las que se encontraba la actriz Camila Morrone, y Tristan estaba muy ocupado bebiendo y fumando sin prestar demasiada atención a la actuación.

Salta a la vista que los Kardashian-Jenner ni perdonan ni olvidan.