Saltar al contenido

¡Falta de energía para levantarse por las mañanas, puedes padecer Dysania!

Suena la alarma y ya es hora de levantarse, pero… ¡uff! faltan fuerzas y energía para terminar de despertar, casi dormido logras moverte y por fin, decides que tienes que empezar un día más y de nuevo la rutina te desanima. Has pensado que si esto te cuesta más de lo normal, puede ser sinónimo de estar sufriendo Dysania.

La Dysania se puede definir como «un estado de conciencia alterado en el que cuesta trabajo despertar a la realidad; es decir, el cuerpo llama a seguir durmiendo, a pesar de que sabes que es hora de levantarse».

Por lo general, una persona de lo más dormilona tarda aproximadamente unos 10 minutos hasta que se consigue levantar de la cama. Las personas que padecen Dysania, prolongan este tiempo de manera extrema hasta 30 minutos más de lo normal. Aunque es consciente de que el despertador ha sonado, se siente incapaz de incorporarse porque el cuerpo y la mente le incitan a seguir durmiendo. 

Aquí algunos síntomas para saber si la padece:

  • El cuerpo no reacciona cuando suena el despertador. 
  • Todo es confuso y la mente no acaba de despertar a la realidad.
  • Apenas se es consciente de lo que está pasando alrededor. 
  • el cerebro está en un estado de vigilia entre el sueño y el despertar.
  • Cuando al fin consigue despertar, la mente se encuentra en un estado de niebla total.

CAUSAS

La Dysania suele estar causada por otra enfermedad subyacente como la depresión o el síndrome de fatiga crónica.

Según los especialistas del sueño, no es tanto una enfermedad en sí, sino un síntoma de que algo en el  organismo no marcha bien del todo, ya sea emocional o físico. Es decir, puede revelar trastornos emocionales o un “estado de conciencia alterado”, mostrando que algo físico, emocional o psicológico no funciona correctamente. 

MANERAS DE PREVENIR

Antes de auto diagnosticarse y ponerse hipocondríaco al pensar que lo puedes estar sufriendo, intenta seguir estos consejos para prevenir aquellos síntomas que pueden asemejarse a los de la Dysania:

  • Evitar comidas pesadas antes de dormir. 
  • Realiza ejercicio diario. De esta manera estarás activo durante el día y llegarás cansado a la cama.
  • Decir adiós a las siestas. Éstas sólo proporcionan pereza para el resto de horas.
  • Mantener una rutina de sueño, yendo a la cama todos los días a la misma hora.
  • Alejar las distracciones en el momento de conciliar el sueño, como tablets o móviles.
  • El sexo relaja y da sueño, así que puedes probar con ello también.

Si después de los siguientes consejos para prevenir la Dysania, ves que sigues experimentando ansiedad o depresión a la hora de despertar y levantarse sigue siendo todo un reto, consulta con tu médico.