EL DIVORCIO MILLONARIO DE ROBERT DE NIRO

Alex Herrera / Giros Michoacán – Tu Música. 

Todo comenzó con una antigua azafata, Grace Hightower, trabajando en 1987 como hostess del restaurante de Londres, Mr. Chow, del que eran asiduos una gran cantidad de famosos, como el actor Michael Caine, el cantante David Bowie o el artista David Hockney, por lo que no fue extraño que un día llegara Robert de Niro. De acuerdo con Grace, en un primer momento no supo que se trataba del ganador del Oscar a Mejor Actor. A pesar de eso, pronto comenzaron una relación que terminaría en matrimonio que ha sido intermitente, ya que han tenido un divorcio (van por el segundo) y acusaciones mutuas que van desde la violencia doméstica y el abuso del alcohol y drogas.

Hace unos días, la ex pareja se reencontró nuevamente, en una audiencia virtual en un tribunal de Nueva York, en el que libran una difícil batalla legal por el reparto de sus bienes. En esta oportunidad se abordó el tema de los gastos que ha tenido hasta el momento Hightower. En todo momento Robert ha querido que estas conversaciones se queden en lo privado, ya que según se ha informado en la corte el actor, quien es considerado como muy serio y de ideología demócrata tiene un estilo de vida que raya en lo oneroso, con lujos extremos y un gasto de asombrosas sumas de dinero. Pero también, de acuerdo con su abogada, el protagonista de películas como ‘Taxi Driver’, ahora no tiene más remedio que realizar películas de dudosa calidad o anuncios para diversas marcas porque necesita tener la liquidez para mantener el extravagante estilo de vida de su ex pareja. La demandada, según informa el ‘Daily Mail’, se gastó en 2019 1.67 millones de dólares en una joyería de Nueva York; además de que acumula en gastos al mes un total de 215 mil en su tarjeta de crédito y otro acumulado de 160 mil en efectivo, algo que la abogada del artista consideró que no puede durar mucho más. El abogado de ella ha contraatacado al explicar que su clienta necesita el dinero para mantener lo que consideró es el ‘statu quo’ del estilo de vida que disfrutó con De Niro durante su matrimonio. Y también dijo que el actor tampoco escatima en gastos, cuando se trata de sus necesidades.