Saltar al contenido

DELINCUENTE SE BURLA DE KIM KARDASHIAN

Uno de los doce delincuentes que fueron procesados y encarcelados por el impactante robo sufrido por Kim Kardashian en el año 2016, cuando fue retenida contra su voluntad, atada de pies y manos, mientras se le apuntaba con una pistola en el hotel de París donde se alojaba durante la Semana de la Moda de la ciudad, ha roto su silencio para ofrecer su visión de los hechos y, sobre todo, su nulo arrepentimiento ante el crimen cometido.

Yunis Abbas, quien pasó 22 meses entre rejas y fue puesto en libertad antes del cumplimiento de la condena por razones médicas, ha concedido una chocante entrevista a la revista Vice para reivindicar de alguna forma su delito, argumentando como si de un Robin Hood moderno se tratara que toda la culpa ha de recaer en Kim Kardashian por hacer un alarde excesivo de sus joyas y de su ingente patrimonio en general.

“Como no paraba de derrochar dinero, pues ahí estaba yo para recogerlo, y eso fue lo que pasó. ¿Me siento culpable? No, no me importa, en absoluto”, ha señalado desafiante en su conversación con la publicación. La que fuera esposa del rapero Kanye West, a su juicio, habría hecho de su ostentoso modo de vida un negocio del que él simplemente se quiso aprovechar, teniendo en cuenta además que, en sus redes sociales y programas de televisión, la empresaria habría demostrado que no le importaba tirar dinero a la basura.

“Me metí en internet y ahí lo vi todo, es verdad. Vi sus joyas, sus anillos, y vi que lo exhibía sin miramientos, y todo eso lo aprendí en sus redes sociales… También vi su programa y ese episodio de ‘Keeping Up With The Kardashians’ en el que lanzaba un anillo de diamantes a la piscina. Y pensé: ‘Tiene mucho dinero y a esta señora no le importa nada'”, ha añadido el convicto. Por su puesto, Kim Kardashian tiene un recuerdo menos frívolo y cínico de semejante incidente. Desde que fuera víctima de tamaña tropelía, la estrella ha redoblado su dispositivo de seguridad y se niega a guardar en su casa joyas o elevadas cantidades de dinero en efectivo.