Laurel Hubbard, primera chica trans en Juegos Olímpicos

Laurel Hubbard se convirtió en la primera atleta transgénero que competirá en unos Juegos Olímpicos.

Laurel, levantó 628 libras con lo que se clasificó en la categoría femenil superpesada para los Juegos Olímpicos de Tokio.

Hubbard, fue una de las cinco levantadoras de peso confirmadas por parte de Nueva Zelanda, rumbo a Tokio; con 43 años de edad se convertirá en la levantadora de peso más longeva en unos Olímpicos.

En el palmarés de la atleta neozelandés, está una medalla de plata en los Mundiales de 2017 y de oro en los Juegos del Pacífico de 2019 en Samoa. En 2018 compitió en los Juegos de la Mancomunidad, pero sufrió una grave lesión que frenó su carrera.

“Me siento agradecida y honrada por la amabilidad y el apoyo que he recibido de tantos neozelandeses”, dijo Hubbard en un comunicado. “Cuando me rompí el brazo en los Juegos de la Mancomunidad hace tres años, me dijeron que mi carrera deportiva probablemente había llegado a su fin. Pero vuestro apoyo, vuestros ánimos y vuestro aroha (amor) me guiaron en la oscuridad”.

Laurel está en la mira de todos y es que se abrió un debate sobre si es justo que atletas trans compitan en categorías femeninas, hecho que ha causado indignación y hasta burlas.

Cabe señalar que hace 8 años atrás es decir a los 35 y desde entonces ha cumplido todos los requisitos del Comité Olímpico Internacional sobre deportistas trans y competición justa.

Otras deportistas y miembros de las federaciones de halterofilia han afirmado que Hubbard tiene una ventaja natural en fisiología y fuerza.