Saltar al contenido

Vacunación previene enfermedades graves como la neumonía

La mejor forma de evitar que una infección respiratoria evolucione a neumonía en la población de riesgo, como niñas y niños menores de cinco años y personas mayores de 65, es la vacunación contra el neumococo e influenza.

Durante la temporada invernal, entre octubre y marzo, los casos de neumonía bacteriana o viral aumentan hasta 70 por ciento, y esta enfermedad se ubica entre las primeras 10 causas de internamiento hospitalario.

Las niñas y los niños menores de cinco años presentan una condición llamada inmunoprematurez, es decir, el sistema inmune aún está inmaduro; esto lo hace más susceptible a que las infecciones respiratorias evolucionen a neumonía.

En tanto, las personas mayores de 65 años tienen una condición denominada inmunosenescencia, que se refiere a los cambios en el sistema inmune debido al envejecimiento, que limitan la respuesta efectiva a padecimientos respiratorios.

El jefe de la Unidad de Epidemiología Hospitalaria e Infectología del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), “Ismael Cosío Villegas”, Víctor Hugo Ahumada Topete, destacó que las personas que se encuentran en estos dos grupos poblacionales deben vacunarse contra el neumococo y la influenza, padecimientos respiratorios que pueden provocar cuadros severos de neumonía.

Mencionó que cada año de manera anticipada el INER se prepara para atender la demanda de pacientes que llegan con cuadros graves de neumonía durante la temporada invernal, ocasionados principalmente por Streptococcus pneumoniae y los virus de la influenza y SARS-CoV-2.

En entrevista con motivo del Día Mundial de la Neumonía este 12 de noviembre, el especialista mencionó que también deben inmunizarse porque tienen más riesgo de desarrollar esta enfermedad, las personas que viven con VIH, quienes padecen cáncer o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

En el pabellón especializado del INER para personas con VIH, la neumonía es la principal causa de internamiento, sobre todo, porque reciben tratamientos médicos que disminuyen sus defensas, haciéndolos más susceptibles a enfermar, puntualizó.

En tanto, el jefe del Servicio de Inhaloterapia del Hospital Juárez de México (HJM), Guillermo Martínez Cuevas, dijo que la neumonía es una infección del pulmón y se manifiesta con fiebre, falta de aire, tos con flema y dolor en la espalda.

Informó que, a nivel mundial, la neumonía por bacterias o virus es la principal causa de muerte de personas mayores de 65 años; sin embargo, la vacunación, el diagnóstico temprano, estilo de vida saludable y la atención de las comorbilidades pueden revertir este panorama.

Asimismo, subrayó que, ante cualquier síntoma de enfermedad respiratoria por parte de niñas y niños menores de cinco años y personas adultas mayores, hay que acudir de inmediato a atención médica, ya que el tratamiento oportuno reduce el riesgo de complicaciones.

Los especialistas subrayaron que, para prevenir la neumonía y cualquier otra enfermedad respiratoria, es fundamental mantener las medidas aprendidas ante COVID-19, como el uso adecuado de cubrebocas conforme a lo dispuesto en cada localidad, lavado frecuente de manos con agua y jabón o utilización de alcohol-gel; sana distancia y ventilación de espacios.

De igual forma, hicieron un llamado a madres y padres de familia, así como a personas cuidadoras, a que lleven a vacunar a sus hijas e hijos. Asimismo, invitaron a las personas adultas mayores o con enfermedades crónicas a que acudan a las unidades médicas a inmunizarse contra neumococo e influenza.