“No es un tema de opinión, es un tema legal”, advierte Zoé Robledo ante rechazo de “Permiso Covid-19” por algunos empleadores del país

Después de que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), anunciara que se retomaría el “Permiso Covid-19”, para que los empleados pudieran adquirir hasta 7 días de incapacidad, sin acudir a una unidad médica, la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, comunicó que se ha registrado incertidumbre, y es que en el país se han identificado casos de empleadores que rechazan dicha medida, por lo que la ya mencionada afirmó que se dará inicio a una serie de acciones en conjunto con el IMSS, para poner un freno a esta situación. Esto de acuerdo con lo publicado por El Financiero.

Refiriéndose al mismo tema, el director del IMSS, Zoé Robledo, afirmó que no es la primera vez que se retoman estos protocolos en los últimos dos años. Robledo, explicó: “Hoy en 2022 ante el incremento del número de contagios, pero afortunadamente muy pocos casos graves, son muchos los trabajadores que están acudiendo a los módulos en busca de una prueba rápida para poder tramitar su permiso COVID, sin embargo, desde el lunes tenemos esta modalidad en línea en www.imss.gob.mx o en la aplicación IMSS digital en donde pueden tramitar a partir de hacer un cuestionario y sin necesidad de una prueba rápida, se les genera el permiso como evidencia para su empleador de que tiene que cubrirse la incapacidad”.

A lo anterior, agregó que desde diciembre, hasta el inicio de este año, el 66.9 por ciento de las personas que acuden a realizarse pruebas rápidas son trabajadores, señalando así que en una fila de 10 personas, 7 son empleados intentando adquirir una prueba para lograr tramitar su incapacidad; misma situación que se resuelve con la nueva medida. “Hay que hacer conciencia para identificar estos casos en donde se les está exigiendo una prueba como evidencia para poderles dar la incapacidad o que de plano se les está diciendo que el permiso COVID no es suficiente”, externó el director del IMSS, enfatizando que “no es un tema de opinión, es un tema legal”.

Por otro lado, David Leal, socio de Littler, según la misma fuente, afirmó que es legal el que las empresas realicen pruebas a sus trabajadores, siempre y cuando no se les obligue a cubrir el precio total, ya que pueden ser altos dependiendo de la ciudad y el laboratorio. “Exigir que los empleados lleven las pruebas a su costo, para poder ingresar a las empresas, bajo mi perspectiva no sería justificable jurídicamente para las empresas”, fueron las declaraciones exactas del especialista.