Saltar al contenido

Infectólogo Alejandro Macías insiste en que las autoridades mexicanas deben iniciar negociación para adquirir vacunas que prevengan viruela del mono

Después del anuncio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el que decretaron a la viruela del mono como una emergencia salud, el infectólogo, Alejandro Macías, opinó que lo ideal sería que las autoridades mexicanas optaran por iniciar una negociación para adquirir biológicos que ayuden a frenar un incremento de casos, tal como está sucediendo en otras partes del mundo.

A pesar de que en la actualidad se han identificado a nivel mundial 40 mil casos, el especialista en salud pública señaló que el ritmo de propagación ha orillado a distintos países a tomar precauciones para frenar la cadena de contagios. De los antígenos, informó que los de tercera generación serían los más seguros para su aplicación, sin embargo representa un obstáculo el que sólo un laboratorio los produce, por lo que su adquisición podría ser difícil.

“El problema está en que aunque se negocie en este momento y aunque haya dinero, no necesariamente se va a tener la vacuna. Por eso es que hay que insistir. Hay que empezar negociar por si se llega a necesitar, si esto sigue creciendo, en México, aunque son pocos los casos, siguen creciendo de manera logarítmica y pudiera llegar el momento en que se requiera la vacuna, y creo que estamos cerca de eso si no es que ya pasamos ese punto de no retorno”, informó el ya mencionado, según lo  publicado por el Periódico Correo.

Macías, comentó que quienes nacieron antes de 1972 podrían tener cierta protección, pero no se descarta la posibilidad de que dicha inmunidad ya no exista. El infectólogo especificó que no se prevé que la viruela del mono tenga el mismo alcance del Covid-19.

“Las semanas, meses siguientes serán determinantes para decir si finalmente esto va a crecer como una epidemia en la que, primero, no hay que caer en pánico porque no tendrá el calado de la epidemia de covid. No va a matar a tanta gente, es una enfermedad que puede ser muy dolorosa, pero que no tienen las tasas de mortalidad que tiene la covid. En las semanas siguientes vamos a saber si los casos siguen creciendo y si requeriremos la vacuna”, concluyó.