El ‘caso Odebrecht’ golpea a Ricardo Anaya; podría estar prófugo

El excandidato presidencial del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya Cortés, fue acusado por la Fiscalía General de la República (FGR) de haber recibido sobornos en el sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto.

Lo anterior, salió a relucir  a partir de declaraciones del exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya y de la copia del diario de los debates de la sesión de la Cámara de Diputados en la que se aprobó la reforma energética.

El juez del Reclusorio Norte que encarceló a Emilio Lozoya citó a  Anaya a comparecer por presuntos actos de corrupción en relación al caso de Odebrecht, sin embargo, el aspirante a la presidencia salió del país tras haber sido citado.

De no presentarse a dicha audiencia, la FGR podría solicitar una orden de aprehensión y una ficha roja a la Interpol en contra de Anaya, lo que lo convertiría en prófugo de la justicia.

Emilio Lozoya acusó a una quincena de políticos, entre ellos Anaya, de beneficiarse de una red de sobornos y desvío de fondos por miles de millones de pesos. Las pruebas en contra de Anaya Cortés y de los otros implicados en este esquema delictivo fueron presentados por los fiscales de la FGR en una audiencia privada realizada en abril ante el juez federal Marco Antonio Fuerte Tapia. 

De acuerdo a información de Animal Político, el señalamiento inicial en contra de Ricardo Anaya lo planteó Emilio Lozoya en su denuncia presentada en agosto de 2020 y que amplió posteriormente en dos declaraciones más en ese mismo año.

En dichas declaraciones Lozoya explica que entre abril de 2013 y agosto de 2014 se formó una organización delictiva a través de la cual se dispersaron 97 millones 190 mil pesos – provenientes de la constructora Odebrecht – entre legisladores del PAN y el PRI. Todo ello a través de múltiples entregas en efectivo y en billetes de denominación de 500 y 200 pesos. 

En el caso específico de Anaya, Lozoya sostiene que por instrucción de Luis Videgaray se le habrían entregado 6 millones 800 mil en 2014.

Presuntamente, tras presidir en la mesa directiva de la Cámara de Diputados el objetivo era que Anaya influyera tanto en su bancada como en el Congreso en general para agilizar la aprobación de la reforma energética.

La entrega de los recursos, según Lozoya, se habría realizado a través de un intermediario de nombre Osiris Hernández, quien recibió el maletín con el dinero en uno de los estacionamientos del Palacio Legislativo de San Lázaro.