Saltar al contenido

Aprueba Senado reformas para prohibir ECOSIG en todo el país

El Pleno del Senado de la República aprobó hoy reformas para prohibir en todo el país los ECOSIG (Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual y la Identidad de Género), también mal llamadas “terapias de conversión”, el dictamen aprobado incluye la iniciativa presentada, desde octubre de 2018, por la senadora integrante de la Bancada Naranja, Patricia Mercado; en conjunto con las senadoras Citlalli Hernández y Alejandra Lagunes Soto, y organizaciones de la sociedad civil como Yaaj México y el activista Genaro Lozano.

El dictamen aprobado prohíbe realizar, impartir, aplicar, obligar o financiar tratamientos, terapias, o cualquier tipo de servicios o prácticas quirúrgicas o de otra índole con el objeto de obstaculizar, restringir, impedir, menoscabar, anular o suprimir la orientación sexual, identidad o expresión de género de una persona.

La Senadora Patricia Mercado considera que la mecánica de los ECOSIG es equiparable a la de la tortura, pues el fin último es la anulación de la personalidad mediante el sometimiento, la degradación o la crueldad y estas experiencias afectan la dignidad, la autoestima y la salud mental de las personas que son sometidas pues las quiebran llevándolas a una situación límite que en no pocas ocasiones termina en suicidio.

El propósito de estos cambios a la legislación, señala, es disuadir a las familias, terapeutas, personal médico, ministros de culto, docentes y cualquier persona de la intención de inducir u obligar a otras personas a someterse a esas prácticas fraudulentas y traumáticas.

En muchos casos, la imposición que se ejerce desde familias y comunidades obliga a que las personas finjan una identidad heterosexual o intenten convencerse de que la tienen. Como parte de esos intentos por reprimir la orientación sexual, la identidad de género o la expresión de género, se sucumbe en ofertas carentes de toda ética y rigor profesional disfrazadas de terapias, tratamientos de rehabilitación, retiros espirituales, conferencias, coaching y otros supuestos servicios que en realidad encierran prácticas crueles, inhumanas y degradantes, explica la legisladora.

Y añade que recurrir a estos métodos para suprimir la orientación sexual, identidad o expresión de género no es aceptable ni como parte de la libertad de madres, padres y tutores para educar a sus hijas e hijos, ni como parte de la libertad religiosa. “La tutela de hijas e hijos tiene límites, no son tolerables aquellos tratos que atenten contra su dignidad, su integridad física o psicológica, y por ello se establece el interés superior de la niñez en nuestras leyes”, indica.

La senadora Mercado afirma que si algo hay que curar en México es el odio y la discriminación. “Curar la homofobia, la lesbofobia, la bifobia y la transfobia con respeto, con comprensión, con comunicación y en libertad”, puntualiza.

La minuta será turnada a la Cámara de Diputados para su análisis, discusión y votación.