Gobierno de México y pueblos yaquis acuerdan reactivar sector agropecuario

En el marco del Plan de Justicia del Pueblo Yaqui, este lunes se concretaron acuerdos firmados entre autoridades tradicionales, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), con el propósito de materializar acciones y proyectos para reactivar a los sectores agropecuario y pesquero de la tribu.

Ambas partes acordaron dar seguimiento a los planteamientos de los ocho pueblos yaquis (Vícam, Pótam, Tórim, Ráhum, Huírivis, Belem, Bácum y Cócorit), con el objetivo de detonar su economía en beneficio de la población que no tiene oportunidad de formar parte de una cooperativa, y para que las reglas de operación de los programas sean más flexibles.

Por su parte, la Secretaría de Agricultura acordó ejecutar recursos públicos ya disponibles para los proyectos y progresivamente alcanzar las metas iniciales planteadas.

Durante el encuentro realizado en la Guardia Tradicional de Vícam Pueblo, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, anunció la formalización de la puesta en marcha de un proyecto estratégico y de atención integral que permitirá a los pueblos yaquis promover el desarrollo, recuperar el control y disfrute pleno de su territorio en materia agrícola, pesquera y ganadera, con lo que se da puntual cumplimiento, en el ámbito agroalimentario, al compromiso asumido por el Gobierno de México.

En el marco de la Mesa de Desarrollo Integral de Agricultura, Ganadería y Pesca, entregó a cada pueblo yaqui las cartas de autorización de módulos de maquinaria, cuyo monto y capacidad corresponde a la superficie agrícola a reactivar en esta primera etapa.

Acompañado por el presidente ejecutivo de la Comisión Presidencial de Justicia para el Pueblo Yaqui de Sonora, Adelfo Regino Montes, y del comisionado nacional de Acuacultura y Pesca, Octavio Almada Palafox, el secretario Villalobos anunció el apoyo al costo de producción de trigo harinero o cristalino, maíz, frijol, alfalfa y cártamo con cinco mil pesos por hectárea para la compra de semillas y fertilizantes que permitan atender tres mil 036 hectáreas en esta primera etapa.