Corte podría acelerar el proceso para que menores de edad puedan cambiar identidad de genero

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se perfila para declarar inconstitucional la exigencia de que las personas que busquen modificar su género en su acta de nacimiento deben ser mayores de 18 años de edad.

De acuerdo a información de El Universal, la Primera Sala de la SCJN podría abrir la puerta para que sin necesidad de pasar por un juicio, los menores de edad transgénero accedan a la modificación de sus actas de nacimiento para ajustarlas a su identidad sexogenérica.

La ministra Norma Lucía Piña Hernández, propondrá a sus compañeros en la Primera Sala amparar a un menor de edad para que se le permita hacer su cambio de identidad sexogenérica en su acta de nacimiento.

 Señaló que la intención es que el cambio de identidad se realice directamente en el Registro Civil de la Ciudad de México, a través de un trámite administrativo y no mediante un juicio como le fue indicado por las autoridades.

El menor tramitó un amparo que le fue negado debido a que el juez de Distrito en la materia consideró que la modificación de su acta de nacimiento no puede realizarse directamente ante el Registro Civil antes de que cumpla los 18 años de edad.

El cambio de identidad de género ni siquiera fue posible por conducto de sus padres o de quien ejerza la patria potestad, sino que debía hacerlo mediante un juicio, motivo por el cual el caso llegó a la Corte.

La ministra Piña consideró que el derecho a la identidad personal y particularmente al de la identidad de género están relacionados con el derecho al libre desarrollo de la personalidad, por lo que su reconocimiento por parte del Estado es de vital importancia para el pleno goce de los derechos humanos de las personas trans.

Manifestó que el derecho a definir la identidad sexual y de género no es exclusivo de las personas mayores de edad pues afirmar lo contrario sería tanto como decir que los menores de edad no tienen derecho al libre desarrollo de la personalidad.

En el amparo, el menor fue referido a la fracción II del Artículo 135 quater del Código Civil de la Ciudad de México que además de que exige que los solicitantes de modificación de acta de nacimiento por reasignación sexogenérica sean mayores de edad, obliga a los menores de edad a hacerlo indirectamente a la vía jurisdiccional que permiten la oposición de terceros y solicitan pruebas psicológicas o clínicas sobre los procesos de reasignación.