Saltar al contenido

Capitalinos se inclinan por el sol y la luna para nombrar a crías de Cóndor de California

Enya y Hulu, así fueron nombradas las dos crías de Cóndor de California que nacieron en el Zoológico de Chapultepec, como parte del Programa Binacional México-Estados Unidos de Recuperación y Conservación del Cóndor de California, luego de una votación en redes sociales de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) en la capital del país.

“Enya” – que significa “Sol” en Kumiai, es la décima cría de esta especie que nace bajo cuidado profesional en el Zoológico de Chapultepec nació el pasado 3 de febrero.

Asimismo “Hulu” – cuyo nombre significa “Luna” en Paipai, nació el pasado 6 de abril con el respaldo de un programa de reproducción en zoológicos que ha sido fundamental para la recuperación de esta especie que estuvo a punto de extinguirse y que, a mediados de la década de los 80, solo quedaron 27 cóndores en todo el mundo.

eae0651e-a42f-4898-88ae-24c7a1b25de6.jpg

Algo interesante en los cuidados de esta especie en peligro de extinción, es que la apariencia externa de los cóndores de California no permite conocer su género, sin embargo, gracias a avanzadas técnicas moleculares que se desarrollan en el Laboratorio de Genómica de la Conservación de los Zoológicos de la Ciudad de México, con una pequeña muestra de sangre de cada cría se realiza una prueba “PCR”, con la cual se puede saber si son machos o hembras desde su nacimiento.

En este caso, el pasado 22 de septiembre, los médicos veterinarios de los Zoológicos de la Ciudad de México, con el apoyo de los biólogos y cuidadores de animales del aviario del Zoológico de Chapultepec, realizaron el primer examen médico de las crías y el examen clínico rutinario de sus padres para poder evaluar el estado de salud de las dos familias de cóndores.

De igual manera se obtuvieron muestras biológicas, incluyendo una muestra de sangre para la realización de diferentes pruebas de laboratorio como la prueba de “sexado molecular” que sirvió para conocer el género de las crías que, en este caso, ambas resultaron ser machos.

Los jóvenes cóndores se encuentran sanos y recibieron sus primeras vacunas y desparasitaciones.