En Celaya, se reportan 1397 negocios cerrados por la pandemia y la inseguridad que se vive.

De acuerdo con los últimos datos del Censo y del mismo IMSS,  son 39 unidades económicas las que desaparecieron; además de un registro de 55 permisos de uso de suelo cancelados.  Con ello se comprueba lo duro que la pandemia golpeó a cientos de micro y pequeños negocios en la ciudad, obligando a muchos, a cerrar sus puertas de manera definitiva.

Asimismo, de acuerdo a información proporcionada Por Organización Editorial Mexicana (OEM)  datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, en Celaya,  reportaron 1 397 bajas de mayo del 2020 al mismo mes del 2021; pero del mismo periodo, son 2 mil 567 altas nuevas con referencia al año anterior

Carlos Pérez Rincón, director general de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño en Celaya (Canacope), detalló que en un año cerraron 20 tiendas de abarrotes, 80 carnicerías, 534 negocios de autopartes para autos, 400 de electrodomésticos, 60 establecimientos que venden desechables, 180 papelerías, 12 farmacias, 11 gimnasios, 12 zapaterías, 12 tortillerías y 6 expendios de pan.

Destacó que “la mayoría de estos comerciantes son adultos mayores, ya que por su edad ninguna empresa o fábrica los emplea o contratan, por lo que optan por invertir sus recursos creando sus propios establecimientos, aunque ello implique, tengan que enfrentarse a varios obstáculos” indicó el Director

Ante todo ese escenario complicado para abrir un negocio, ahora muchos se han visto en la necesidad de cerrar sus negocios, no  sólo por la pandemia, sino también por la  inseguridad ya que el crimen  organizado a amedrentado a la mayoría exigiéndoles cuotas por permitirles trabajar, situación, que a decir de los ciudadanos, los deja en situación de vulnerabilidad.

 Así pues, la Cámara de Comercio de Pequeños Servicios y Turismo de Celaya (Canacope), reportó que de marzo del año pasado a la fecha han sido cerrados 1327 negocios; lo que evidencia,  la urgencia por establecer una estrategia que permita una reactivación económica del sector, que garantice su operatividad, y  ante todo,  su seguridad.