Saltar al contenido

Guterres urge a cobrar impuestos a las empresas de energía por sus ganancias excesivas

El titular de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, urge a cobrar impuestos a las empresas de energía por sus ganancias excesivas destacando que es inmoral que las empresas de petróleo y gas obtengan beneficios récord de la crisis de energía, la grotesca avidez de riqueza que castiga a la gente y destruye el planeta.

En este sentido, Guterres ha argumentado que un impuesto a esas ganancias enviaría un mensaje firme a los mercados para invertir en energías renovables.

En la conferencia de prensa para presentar el tercer informe del Grupo de Respuesta de la ONU a la Crisis sobre el impacto global de la guerra en Ucrania, el Secretario General de las Naciones Unidas recordó que las ganancias combinadas de las empresas energéticas más grandes alcanzó cerca de 100 mil millones de dólares en el primer trimestre de este año y consideró que debe haber un impuesto sobre dichas utilidades.

Asimismo, fue enfático al afirmar que “esta codicia grotesca está castigando a las personas más pobres y vulnerables, mientras destruye nuestro único hogar común, el planeta”, por lo que llamó a la población a enviar un mensaje claro al rubro de los combustibles fósiles y a sus financiadores, disminuyendo la demanda de hidrocarburos para obligarlos a invertir en energías limpias.

Tras exponer esta primera de las cuatro recomendaciones que contiene el informe del Grupo de Respuesta, el titular de la ONU planteó la segunda: que todos los países, en especial los desarrollados, deben gestionar la demanda de energía. “La conservación de energía, la promoción del transporte público y las soluciones basadas en la naturaleza son esenciales para esto”, acotó.

Una tercera recomendación fue acelerar la transición hacia las energías renovables, que en la mayoría de los casos son más baratas que los combustibles fósiles.

En este punto, insistió en que las tecnologías de almacenamiento, incluidas las baterías, deberían convertirse en bienes públicos.