León, Irapuato y Celaya, ciudades en la entidad que más atenciones brindaron por violencia doméstica contra infantes

En México, a lo largo de la actual contingencia sanitaria, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), alertó que en relación a la violencia contra los menores de edad, se dejó al descubierto “una dura realidad”. La investigación del organismo, arrojó que: “el 52.8 por ciento de las niñas, niños y adolescentes de entre 1 y 14 años ha experimentado métodos de disciplina violenta (manazos, nalgadas) en sus hogares, lo cual ha dejado graves secuelas para su desarrollo”.

En el caso de Guanajuato, ante el incremento de la convivencia durante el confinamiento, también se registró un aumento en la violencia. María Palomino Ramos, titular de la Procuraduría de Protección de Niños y Adolescentes en el Estado, aseguró que en el último año se han brindado 300 atenciones a niñas, niños y adolescentes, lo que significa un incremento del 120% en contraste a las cifras de años anteriores.

“Violencia familiar, que en algunas ocasiones son con lesiones y se tiene que presentar una denuncia, y hay que darles la atención. De atenciones denuncias pueden ser 300 pero no necesariamente debe haber una determinación de separación de familia; si a ti te pegó tu papá no por eso te voy a separar de él, pero si te quebró una pierna entonces sí”, así lo declaró Palomino Ramos, según lo publicado por el portal de noticias Zona Franca.

Las ciudades con mayor reporte de este tipo de situaciones, son León, Irapuato y Celaya, donde se estima que son 98 menores de edad, los que permanecen bajo la protección del Estado. La titular de la procuraduría, del cuidado que reciben los niños, niñas y adolescentes, explicó: “Bajo el cuidado del estado a los que les damos toda la atención; salud, educación y buscamos restituirles el derecho a vivir en familia, si la situación de esos menores lo permitieran”.