“El negro sol de la melancolía”, permanecerá disponible hasta el 24 de octubre

El pasado 27 de mayo del año en curso, se llevó a cabo la inauguración de la exposición “El negro sol de la melancolía”, por parte del Museo de Arte e Historia de Guanajuato y el Museo de Arte Carrillo Gil (MACG) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL). La exposición bajo la curaduría del poeta Luis Felipe Fabre y Mauricio Marcin, estará disponible hasta el 24 de octubre de 2021.

La selección fue presentada en el periodo de diciembre del 2019 y abril del presente año en el MACG. De acuerdo con el MAHG, dicha muestra plasma dos momentos de la presentación en una sola muestra que expone la Sala Luis García Guerrero y el patio interior del recinto. La ya mencionada es parte de una selección sobre la colección permanente del MACG, que abre la invitación por año a un especialista de distintas disciplinas como lo son, la poesía, cine, teatro, arquitectura o música. Mauricio Marcin, curador en jefe del recinto, explicó que esto se hace con el fin de ofrecer “insólitas, atípicas y fecundas aproximaciones a su acervo”.

Esta exposición permite a todas las personas que deseen asistir, apreciar una selección de obras de la colección del Museo de Arte Carrillo Gil, acompañado de textos e imágenes de distintas fuentes literarias, históricas, periodísticas y publicitarias, esto con el propósito de que el público conecte más con las obras. Respecto a este tema, Marcin, dijo lo siguiente: “La exposición no procura ofrecer una lectura disciplinaria de los objetos artísticos ni propone meramente una temática: desea provocar una sensación y un estado anímico; des objetivar las obras para que en su presencia devenga la imagen de una falta: construir una máquina de hacer fantasmas”.

La propuesta cuenta con una selección de 102 obras de distintos artistas como José Clemente Orozco, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Gunther Gerzso, Maurycy Gomulicki, Perla Krauze, Alejandro Montoya, Luis Nishizawa, Boris Viskin, Beatriz Zamora y del propio Alvar Carrillo Gil.