Saltar al contenido

El Gobierno de Guanajuato clausuró El Callejón del Beso, luego de una disputa entre particulares por el espacio.

El legendario Callejón del Beso en la ciudad de Guanajuato, fue clausurado y cerrado al público por el ayuntamiento, después de una serie de conflictos en la zona. La mañana de este miércoles, 5 de octubre de 2022, personal de servicio municipales colocó mamparas de madera para impedir el paso a este emblemático lugar.

La decisión fue tomada por las autoridades municipales después de que el pasado sábado primero de octubre dos grupos de fotógrafos que se disputan el lugar se enfrentaran a golpes. En un video compartido en redes sociales se observa como los fotógrafos discuten por atender a los turistas y llegan hasta los golpes.

Ante la falta de acuerdos entre los fotógrafos, el presidente municipal de Guanajuato, Alejandro Navarro, decidió cerrar el callejón.

“Tanto que se esfuerzan porque haya turismo en Guanajuato y la imagen en lugar de ser unos enamorados dándose un beso, es de unos cuates dándose unos moquetes. Literalmente clausurado y más de uno, y más de un regidor, y más de un defensor de lo imposible va decir que él los va a defender y van a sacar un amparo y todo, pero mano dura y firme”, aseguró Alejandro Navarro, presidente municipal de Guanajuato.

Diariamente llegan hasta este callejón cercano a la plaza de San Fernando, en el centro de Guanajuato, cientos de turistas para revivir la tradición de darse un beso y refrendar su amor, pero hoy lo encontraron cerrado.

“Cuando uno habla de Guanajuato, pues habla de callejón, momias y uno está cerrado, nosotros venimos desde Monterrey, teníamos muchas ganas de verlo, queríamos una foto”, dijo Arnoldo Gutiérrez, turista de Monterrey.

“Sí está bastante bien que exista un orden”, añadió Ángel Fernández, turista.

Los prestadores de servicios son los más afectados por esta decisión que también afecta a decenas de comercios que viven del turismo.

“Yo, por ejemplo, tengo mi negocio pequeñito y también depende del turismo y yo, por ejemplo, me afecta pues, pero ahora sí que órdenes son órdenes”, señaló Jaime Ortega, vendedor de comida.

“Tienen años trabajando aquí para que nomás lleguen y pongan eso, no se vale, mucha gente se mantiene, no se vale como ve todos los negocios solos”, destacó Luis, fotógrafo