Saltar al contenido

JESUITAS INSISTEN EN REVISAR MODELO DE SEGURIDAD ANTE CRECIENTE VIOLENCIA EN MÉXICO

La Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús, recordó que a dos meses del asesinato de los dos sacerdotes jesuitas y dos laicos en la Tarahumara siguen sin obtener justicia.

Además, los hechos de violencia se siguen replicando en el país y la militarización no es una respuesta, por ello reiteró que el modelo de seguridad debe ser revisado.

A través de un comunicado recordó los asesinatos de los mártires Javier Campos Morales y Joaquín Mora Salazar, quienes perdieron la vida a manos de la delincuencia organizada mientras cumplían su misión apostólica en la Sierra Tarahumara y de los laicos Pedro Palma y Armando Berrelleza.

Por ello la Compañía reiteró el llamado a los tres niveles de gobierno para que avancen las investigaciones judiciales, que no se pierdan en los laberintos de la impunidad y que se garanticen las condiciones de seguridad para los pobladores, en una zona donde aún prolifera el miedo.

Como parte de las acciones de los jesuitas para aportar a la construcción de la paz convocaron a las y los mexicanos a seguir los “Diálogos por la Justicia y la Reconciliación para la Paz” que impulsaron de manera conjunta con la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y la Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos de México (CIRM).

Este domingo la oración estuvo dedicada a pedir porque termine la extorsión, un delito que lesiona al tejido social y profundiza las desigualdades económicas.

De la misma manera, el Sistema Universitario Jesuita (SUJ) convoca a la sociedad mexicana a participar, a partir de este lunes en las Jornadas por la Paz con Justicia en México, cuyo objetivo es proyectar soluciones que permitan aportar hacia la pacificación del país.

 

“Reiteramos que la violencia que vivimos no se resuelve con estrategias que implican la ampliación de las capacidades del ejército, como quedó demostrado en la historia reciente. La militarización no es la respuesta, es sólo un paliativo que pone en riesgo la paz. Insistimos, frente a décadas de violencia, que el modelo de seguridad en todo el país debe ser revisado”, concluyó la Compañía de Jesús.