Sexualidad en el Matrimonio

El matrimonio (y las relaciones de pareja en general), no es un camino de rosas, siempre hay algunas espinas con las que te pinchas por el camino. Si bien conocemos la teoría, la comunicación es fundamental para que las cosas funcionen, a la hora de la verdad las cosas son un poco más complejas y es posible que en algunas ocasiones la pasión de los primeros momentos se desvanezca y solo queden el tedio y el rencor.

¿Qué puede hacerse en momentos así? Es sencillo, si quieres salvar tu relación y apostar por ella, es probable que tengas que acudir a un terapeuta que os aconseje, involucrándose  pero siempre siendo un mero espectador del asunto. Muchos de ellos están acostumbrados a escuchar problemas de pareja, especialmente en lo relacionado con el ámbito sexual, y coinciden en asegurar que estos son los más frecuentes.

  • No hay tiempo
  • Se ha vuelto aburrido
  • Alguien quiere más sexo que el otro
  • No hay sexo
  • Ya no hay pasión
  • Discutís mucho
  • Uno siempre tiene que iniciarlo

Tenemos la idea básica de que las relaciones sexuales siempre pasan por la penetración, sin embargo, muchos terapeutas sexuales aseguran que otras muestras de cariño como las caricias, los besos o los abrazos son igual de importantes, abren la puerta a un mayor contacto físico y reconectan con la idea de disfrutar del sexo de distintas maneras, a través del erotismo.

Para nuestro especialista Jesuita Velázquez Calderón, Educador sexual, la comunicación es la parte primordial en una pareja, las terapias de pareja la solución para afrontar cualquier reto, en el hogar y la cama.