Consumo de alcohol ha incrementado

Como lo señaló la Central Mexicana de los Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos (AA), uno de los efectos de la pandemia de COVID-19 es el aumento en el consumo de bebidas alcohólicas, según el registro de ventas en línea, que mostraron una demanda superior al 14 por ciento respecto al año 2019.

Mientras que la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic) alertó que las condiciones de distanciamiento social por la pandemia y el cambio en las rutinas cotidianas podrían generar efectos en la salud mental de la población, que podrían aumentar el consumo de sustancias nocivas. Durante el último año la cerveza se convirtió en la bebida alcohólica de mayor venta en los supermercados; otras bebidas alcohólicas que mostraron un aumento en las ventas fueron los vinos, el vodka, ron, brandy y los destilados de mezcal. En este contexto, los grupos de AA no han suspendido sus reuniones, aunque sí se han adaptado a las recomendaciones sanitarias para evitar contagios, reuniones en las que, según estimaciones propias, ocho de cada 10 asistentes son hombres, y al menos uno es menor de 21 años.

En Chiapas también se observan los efectos del último año de emergencia sanitaria, con un aumento en el consumo de alcohol por parte de la población joven, fenómeno que, en opinión de los integrantes de AA, es preocupante y aumenta porque hay quienes consideran la bebida como un esparcimiento, y ocurrió que hay personas, acostumbradas a tener más actividades, que al vivir una suspensión casi total, terminaron por refugiarse en el consumo de licores y cervezas.