Saltar al contenido

IMSS Chiapas llama a derechohabiencia a hacer uso de servicios de Ginecología y Obstetricia

Este 31 de agosto se conmemora el Día Internacional de la Obstetricia y la Embarazada, fecha en la que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chiapas refrenda su compromiso con brindar atención multidisciplinaria con médicos y médicas obstetras que vigilan la gestación, el parto y puerperio. 

El IMSS en la entidad cuenta con dos Hospitales Generales de Zona (HGZ), dos Hospitales Generales de Subzona con Medicina Familiar (HGSZMF) y diez Hospitales Rurales del Programa IMSS-BIENESTAR, en donde se brinda atención obstétrica y ginecológica con equipo, personal capacitado y con habilidades para atender a las mujeres embarazadas y a los recién nacidos. 

Durante el acompañamiento, el obstetra procura el bienestar materno y fetal a través del control nutricional a la madre, apoyo psicológico y otros cuidados para minimizar riesgos de enfermedad, indicó el doctor José Rafael Vargas López, especialista en Ginecología y Obstetricia adscrito al Hospital General de Zona (HGZ), No. 2, en Tuxtla Gutiérrez, conocido como “5 de mayo”. 

El especialista mencionó que el trabajo de Ginecología y Obstetricia está enfocado al cuidado de la mujer durante todas sus etapas de la vida. 

“La Ginecología se encarga del estudio de las patologías propias de la mujer, con principal enfoque en la sexualidad, reproducción, muestras de infecciones vaginales y lesiones que pueden llegar a evolucionar en un cáncer ginecológico, mientras que la Obstetricia se encarga del cuidado de la mujer durante su embarazo, puerperio y en todas las necesidades para la atención del embarazo y del recién nacido”. 

Vargas López expuso que el área de Obstetricia atiende a gran parte de la derechohabiencia del IMSS Chiapas, ya que el Instituto es uno de los principales encargados de la atención de mujeres embarazadas y de recién nacidos.  

Comentó que las pacientes que no acuden a revisiones prenatales son las que tienen mayor probabilidad de complicación en el parto o cesárea y durante el postparto, por ello, el control prenatal es la herramienta fundamental para evitar estas dificultades durante el proceso. 

En lo que concierne a los riesgos del embarazo, el especialista mencionó que los signos de alarma se pueden dividir en dos etapas entre la primera y segunda mitad del embarazo.  

En la primera mitad, la principal alarma es la hemorragia, toda paciente que tenga sangrado transvaginal leve, moderado o abundante es un dato de alerta muy importante.  

En tanto, en la segunda mitad del embarazo, los signos de alarma pueden ser zumbido de oídos, ver luces, tener mareos, náuseas, que haya sangrado, salida de algún líquido fétido, y que el bebé deje de moverse, son los datos de alarma más importantes a observar para descartar alguna patología agregada al embarazo. 

El médico subrayó que, si la paciente antes de embarazarse tiene o tuvo alguna enfermedad de importancia como hipertensión, diabetes, lupus, enfermedad de hígado, riñón, pacientes con cardiopatías, debe tener un seguimiento riguroso a fin de evitar complicaciones en la segunda mitad del embarazo. 

Añadió que las principales causas de muerte materna son: trastornos hipertensivos del embarazo como la preeclampsia, la eclampsia, el síndrome de hellp y otras complicaciones como sepsis durante el embarazo que es el resultado de infecciones pélvicas, infección en la herida quirúrgica, aborto séptico o infecciones del tracto urinario que puede llevarlas a la muerte.