IMPORTANCIA DE LA PATERNIDAD RESPONSABLE

  • La presencia del padre es de gran importancia porque es el primer modelo de hombre que sus hijos tienen.

 

Ser un padre presente durante todo el embarazo y período de crianza es fundamental. La paternidad dejó de entenderse de ser sólo una figura proveedora responsable de brindar un hogar seguro y alimentación a ser un eje fundamental dentro del desarrollo familiar. Algo que le hace muy bien a los hombres porque les permite relajarse y expresar sus sentimientos en torno al embarazo es saber qué es lo que piensa su pareja al respecto y cuáles son sus principales dudas. Esto les permitirá despejarlas en medida que comenten con sus amigos que ya son padres o incluso con el ginecólogo que los está atendiendo.

Tanto las madres como los padres ocupan un rol importante en la vida de sus hijos. Debido a que la mayoría de las mamás trabajan, junto con las expectativas de los hombres de involucrarse más en la crianza de los niños, los papás están tan comprometidos como las mamás a criar niños felices, sanos y exitosos.

Aunque no siempre ocurre que ambos padres se ocupan de la crianza de sus niños, las investigaciones demuestran que los niños cuyos papás están comprometidos con su crianza son menos propensos a la pobreza, los problemas de conducta, los embarazos adolescentes, el abuso, el maltrato, el encarcelamiento, la obesidad, las adicciones y el abandono escolar.

La participación del hombre es importante no solamente desde las primeras consultas ginecológicas y obstétricas, sino también durante el período de gestación, en el parto, la lactancia y los desafíos que tendrán que afrontar como familia hacia el futuro.

La presencia del padre durante el embarazo y período de crecimiento del bebé es tranquilizadora y reconfortante tanto para la mamá como para su hijo, ya que aún antes de nacer el niño necesita de la presencia crucial de su padre.

El tipo de presencia que cada uno puede brindar dependerá del padre que se quiera ser, y del tipo de ser humano que se quiera forjar.

Un niño cuyo padre estuvo ausente en su crecimiento, padecerá consecuencias como la falta de amor propio, inseguridad, carencia de respeto por los límites y por la autoridad en general, entre tantas otras.

La paternidad responsable es una forma de vida en la que disminuyen las tensiones respecto del cuidado del hogar y la crianza. Cuando los padres se involucran mejora la calidad de vida de las madres, y su influencia en la experiencia del parto tiene una influencia muy positiva.

Antiguamente, la paternidad era entendida como proveedora de un hogar seguro y de alimentación. Sin embargo, los tiempos han cambiado y hoy la figura del padre es un eje fundamental para el desarrollo pleno de una familia.

Junto con la madre, el padre forjará la identidad del niño además de aportarle sentido de pertenencia a una familia y a la sociedad en la que viven.

También el padre es modelo de pareja por la forma en que trata a su mujer y la manera en la que se comunica con ella. Aún en forma inconsciente, los hijos repetirán dicho modelo en la vida adulta con sus propias parejas.