Saltar al contenido

EL SÍNDROME DE ANGELMAN ES UN TRASTORNO GENÉTICO

Cada 15 de febrero, se celebra el  Día Internacional del Síndrome de Angelman, una efeméride impulsada conjuntamente por más de 50 asociaciones de pacientes de todo el mundo. Los primeros signos del síndrome de Angelman son retrasos madurativos, como la ausencia de gateo o balbuceo entre los 6 y los 12 meses de edad. La mayoría de los bebés con síndrome de Angelman no muestran signos o síntomas al nacer.

Es de suma importancia a detección temprana y acudir a una consulta con el médico si se tiene  sospechas que el menor tiene retrasos madurativos o tiene otros signos o síntomas del síndrome de Angelman.

El síndrome de Angelman es poco frecuente. En general, los investigadores no saben qué causa los cambios genéticos que ocasionan el síndrome de Angelman. La mayoría de las personas con síndrome de Angelman no tiene antecedentes familiares de la enfermedad.

A veces, puede heredarse de uno de los padres. Los antecedentes familiares de la enfermedad pueden aumentar el riesgo del bebé de tener síndrome de Angelman.

En raras ocasiones, el síndrome de Angelman se puede pasar de un padre afectado a un hijo a través de genes defectuosos. Si se tienen  los antecedentes familiares del síndrome de Angelman, o si ya tienen un hijo con este trastorno, debe considerarse hablar con un médico o con un consejero genético para que ayude a planificar futuros embarazos.