DISTROFIA MUSCULAR, DEBILIDAD PROGRESIVA Y PÉRDIDA DE LA MASA MUSCULAR

La distrofia muscular es un grupo de enfermedades que provocan debilidad progresiva y pérdida de la masa muscular. En la distrofia muscular, genes anormales (mutaciones) interfieren en la producción de proteínas necesarias para formar músculos saludables.

 

  • Existen muchos tipos de distrofia muscular. Los síntomas de la variedad más frecuente comienzan en la infancia, principalmente en los varones. Otros tipos no aparecen hasta la adultez.

 

El principal signo de distrofia muscular es una debilidad muscular progresiva. Los signos y síntomas específicos comienzan a diferentes edades y en diferentes grupos musculares, según el tipo de distrofia muscular.

Hay más de 30 tipos distintos de distrofia muscular. En algunos de estos tipos, los problemas musculares empiezan cuando la persona es todavía muy joven. En otros tipos, los síntomas de la distrofia muscular empiezan más tarde y a veces no ocurren hasta que la persona es adulta. Este artículo habla sobre dos tipos de distrofia muscular: la de Duchenne y la de Becker. Generalmente, solo afecta a los niños; las niñas se pueden ver afectadas por estas dos enfermedades solo en contadas ocasiones, pero pueden presentar otros tipos de distrofia muscular.

La mayoría de los niños con distrofia muscular padecen la distrofia muscular de Duchenne. Las personas afectadas por esta enfermedad se comportan igual y tienen el mismo aspecto que las demás mientras son bebés. Pero, cuando tienen entre 2 y 6 años, los músculos de sus brazos, piernas y pelvis (caderas) se empiezan a debilitar. Los primeros signos de debilidad suelen ser los problemas al correr, subir escaleras o levantarse del suelo. Un niño con una distrofia muscular de Duchenne tendrá problemas para andar y, a la larga, dejará de hacerlo. Es posible que también le cueste alimentarse, tenga dificultades para respirar y problemas en el corazón.

La distrofia muscular de Becker se parece mucho a la de Duchenne, con la excepción de que las personas afectadas por ésta enfermedad no suelen tener problemas hasta que son mayores, es decir, en la adolescencia o en la etapa adulta. Sus músculos tardan mucho más tiempo en debilitarse.

Algunos tipos de distrofia muscular se definen por una característica específica o por el lugar del cuerpo donde comienzan los síntomas.

Los niños con distrofia muscular pueden verse obligados a utilizar muletas, andadores y férulas especiales para poder desplazarse de un sitio a otro. Hasta pueden tener que utilizar sillas de ruedas debido al debilitamiento de los músculos de las piernas. Algunos niños tienen perros bien adiestrados que se encargan de abrirles las puertas y de llevarles objetos, como libros o juguetes. Pero a los niños con distrofia muscular les gusta hacer las mismas cosas que a otros niños. Les gusta pasar tiempo en el exterior, jugar y ver la televisión. Los niños con distrofia muscular hasta pueden asistir a campamentos de verano especiales.

 

No existe una cura para la distrofia muscular. Pero los medicamentos y el tratamiento pueden ayudar a controlar los síntomas y a disminuir el avance de la enfermedad.