COVID-19 EN NIÑOS, MANIFESTACIONES NEUROLÓGICAS MÁS PREOCUPANTES

El espectro de complicaciones neurológicas y psiquiátricas asociadas con la infección pediátrica por SARS-CoV-2 es poco conocido. Para ello, un equipo de investigadores multidisciplinario de la Universidad de Liverpool estudió el rango y la prevalencia de estas complicaciones en niños y adolescentes hospitalizados.

Los pacientes enmarcados dentro del grupo que padeció Síndrome Inflamatorio del Multisistema en Niños tenían más probabilidades de ser negros o asiáticos que los del grupo de neurología COVID-19, destacaron los autores de la investigación. Durante el mismo período, 1.334 niños y adolescentes con COVID-19 fueron ingresados en hospitales en Inglaterra.

El reciente estudio, publicado en la prestigiosa revista científica The Lancet, se basó en datos de la red online, en el que pediatras especializados en Neurología plasmaron los reportes de los pacientes con dificultades neurológicas o psiquiátricas por el nuevo coronavirus.

Excluyendo un caso de Escocia, la prevalencia mínima estimada de complicaciones neurológicas y psiquiátricas en niños y adolescentes hospitalizados con COVID-19 en Inglaterra fue 51 en 1334, es decir 3 a 8 casos por 100 pacientes pediátricos ingresados en el hospital. Los autores advirtieron que la prevalencia osciló entre 1 y 8 casos por 100 pacientes, según la región de derivación; la prevalencia más alta se registró en Londres.

Las características sistémicas (fiebre, erupción cutánea, hipotensión, shock) estuvieron presentes en 40 (77%) pacientes; diez (19%) sufrieron shock cardiovascular (nueve de los cuales tenían PIMS-TS). Las características sistémicas fueron más frecuentes en el grupo de neurología PIMS-TS que en el grupo de neurología COVID-19. Otras características incluyeron síntomas respiratorios en 12 (23%) pacientes, convulsiones en 12 (23%) y estado epiléptico en nueve (17%) de los niños.

A su vez, 14 (52%) de 27 pacientes tenían encefalopatía en comparación con 22 (88%) de 25. De estos 14 pacientes, siete desarrollaron una encefalopatía asociada con el estado epiléptico (tres de los cuales no tenían epilepsia preexistente); cinco tenían encefalitis, dos tenían una encefalopatía aislada. 13 (48%) pacientes presentaron un trastorno neuroinmunitario reconocido, tres tenían otros síndromes desmielinizantes agudos y uno tenía encefalitis autoinmune -límbica- en comparación con sólo un paciente (4%). Dos (7%) pacientes presentaron psicosis aguda.

En el caso de los mayores, entre los 30.197 ciudadanos británicos internados, la prevalencia de señales neurológicas y psiquiátricas asociadas al virus fue del 0,9 por ciento, mientras que en niños la prevalencia estimada llega al 3,8 por ciento cada cien pacientes pediátricos internados, a pesar de que el tratamiento hospitalario en esta población sea poco frecuente. La investigación permitió ver que las diferencias podrían deberse, en parte, a problemas respiratorios y comorbilidades cardiovasculares existentes en los mayores de 18 años.

Entre los niños que tuvieron complicaciones posteriores por COVID-19, los diagnósticos registrados más frecuentes fueron epilepsia, encefalitis o inflamación del cerebro, síndrome de Guillain-Barré, síndrome desmielinizante, psicosis y ACV transitorio. En cambio, entre las complicaciones neurológicas del síndrome inflamatorio multisistémico se vieron cambios de conducta, encefalopatía, compromiso del sistema nervioso periférico, trastornos de conducta, psicosis y alucinaciones. El desarrollo de los casos pediátricos fue semejante en ambos grupos, pero el del síndrome inflamatorio multisistémico tuvo más tasas de ingreso a terapia intensiva.

Los niños permanecen, como lo han estado durante toda la pandemia, con un riesgo mucho menor de enfermarse gravemente con el coronavirus, especialmente en comparación con los adultos no vacunados. Con tantos niños que no pueden acceder a las vacunas y su salud depende de quienes los rodean, los padres y tutores ahora deben navegar por la realidad de que Delta representa un peligro más grave para todos, lo que significa que también es un peligro más grave para los niños.

Una de las peores partes del auge de Delta en el verano boreal, es que muchos de ellos se sintieron impotentes para detenerlo.

Una de las consecuencias más devastadoras de una infección pediátrica por coronavirus es una rara complicación llamada MIS-C, una afección inflamatoria que aparece varias semanas después de que un niño se encuentra por primera vez con el virus. Hasta el momento, se han registrado unos 4000 casos de la enfermedad a lo largo de la pandemia, muchos de los cuales han dado lugar a recuperaciones completas. Pero con la trayectoria actual de Delta, el país podría estar en la cúspide de un exceso de nuevos diagnósticos. 

El alarmante aumento de casos pediátricos parece reflejar la crudeza de la aritmética infecciosa: más niños se enferman porque más niños se infectan; más niños están siendo infectados porque este virus se ha filtrado tan profundamente en las comunidades más vulnerables a él. Después de todo, el retrato de la pandemia de Estados Unidos se ha deformado desde principios de la primavera. Personas de todas las edades se han aventurado a volver a los entornos sociales, a menudo sin máscaras. Los niños ya no están enclaustrados tan vigilantes en casa.