Conocerla y prevenirla; Día Mundial de la Lucha contra la Depresión

Descrita desde hace siglos por distintas culturas, lo que hoy llamamos depresión es la manifestación psiquiátrica más frecuente en los seres humanos, y se presenta en estados ligeros pero de larga duración, o en la llamada enfermedad maniaco-depresiva o bipolar.

También está asociada a una condición nombrada en 1897 como anhedonia, que es la pérdida de satisfacción o interés en actividades con las que la persona solía disfrutar. A pesar de que la causa aún es desconocida, tiene un fuerte origen biológico. Los genes y la influencia por las experiencias que tenemos en nuestra vida, pueden predisponernos a padecer depresión.

Este 13 de enero es el Día Mundial de la Lucha contra la Depresión, definida como una situación afectiva de tristeza vital y profunda, mayor en intensidad y duración, presentando sentimientos de desesperación y desaliento.

La importancia de conmemorar este día radica en que hay muchos estigmas que rodean a los problemas mentales; las personas que empiezan primero con anhedonia, y que desconocen que la padecen, se sienten culpables por no disfrutar de aquello de lo que mucha otra gente disfruta y que antes les hacía tan felices. Sienten vergüenza y creen que su entorno no les va a entender. Este hecho obstaculiza que puedan recibir asistencia y, muchas veces, retrasa su tratamiento.

La depresión también viene acompañada de otro aspecto clínico: la astenia, que es un estado de debilidad o fatiga extrema.

En México la depresión constituye un problema importante de salud pública. Es la cuarta causa de discapacidad en cuanto a la pérdida de años de vida saludables; ocupa el primer lugar de discapacidad para las mujeres y el noveno para los hombres, condición que, según las estadísticas, padecen 15 de cada 100 habitantes.

A escala mundial, aproximadamente 280 millones de personas tienen depresión, y en el peor de los casos, desemboca en la muerte, por lo que se relaciona este padecimiento con más de 700 mil suicidios cada año.

El Día Mundial de la Lucha contra la Depresión debe servir para terminar con los estigmas, aprender a prevenirla y socializar las causas que hoy están provocando un aumento de casos, especialmente en el contexto de la pandemia de Covid-19.