Saltar al contenido

COFEPRIS ALERTA SOBRE PRODUCTOS ENGAÑO ‘ME VALE MADRE’ Y ‘CHUPA PANZA’  

 

Los productos engaño representan riesgos significativos a la salud de quienes los consumen, es por ello que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) alerta sobre “Chupa panza”, “Shupanza”, “Chupapanza”, “Me vale madre 60”, “Me vale madre con melatonina”, “Me vale madre el dolor”, “Me vale madre reforzado”, “Alexjenny me vale madre complejo B” y “Me vale madre reforzado con flor de magnolia”.

 

Malteadas, tés, gotas, cápsulas, tabletas, solución y gel, son las presentaciones con las que se comercializa este tipo de productos que, de manera ilegal, se anuncian como suplementos alimenticios.

 

La Cofepris señaló que a los productos se les atribuyen falsas propiedades para combatir estrés, reducir ansiedad y depresión, entre otros padecimientos.

Los productos engaño “Chupa panza”, “Shupanza” y “Chupapanza”, se publicitan de manera errónea y exagerada al atribuirles propiedades para la reducción de peso, talla, colesterol y triglicéridos. En su etiqueta declaran ingredientes como ginkgo biloba (ginkgo), eucalyptus globulus (eucalipto), cúrcuma longa (cúrcuma), los cuales no deben emplearse para la formulación de suplementos alimenticios.

 

Además, se emplean zingiber officinale (extracto fluido de raíz de jengibre); aloe vera (sábila) y citrus aurantium (naranjo amargo), los cuales contienen propiedades toxicológicas. Sumado a estos, también es utilizado en su formulación bamitol, medicamento de uso veterinario indicado en las afecciones inflamatorias en animales.

 

Quienes producen y comercializan los artículos denominados “Chupa panza” y “Me vale madre” en sus diferentes variaciones, no han presentado ante la Cofepris estudios científicos que demuestren seguridad, calidad y eficacia. Aunado a ello, tampoco se conocen las condiciones sanitarias de las materias primas, el proceso de fabricación y almacenaje.

 

Cofepris sugiere no consumir, obsequiar ni comprar productos engaño, porque además de ser riesgoso para la salud, afectan la economía familiar.