Saltar al contenido

Cáncer de próstata, el de mayor mortalidad en el país

Con el objetivo de aumentar la concienciación y movilizar a la sociedad para avanzar en la prevención y control de esta enfermedad, la Organización Mundial de la Salud realiza trabajos de concientización de esta enfermedad en todo el mes de febrero.

 De entre los diferentes tipos de cáncer, el de próstata es el que afecta a más mexicanos, según las estadísticas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), 1 de cada 7 hombres será diagnosticado con esta enfermedad en el transcurso de su vida y en México, lamentablemente, la mayoría de los casos se detectan en etapas avanzadas, afectando el pronóstico, opciones terapéuticas y la calidad de vida del paciente y sus familias.

“Existen muchos retos para lograr un diagnóstico oportuno, desde los mitos alrededor de las pruebas diagnósticas, el desconocimiento de la enfermedad y la falta de acceso a servicios médicos”, comentó Santiago Posada, director médico de Janssen México.

Explicó que como actores del sector salud, existen el compromiso de acompañar y mejorar la vida de los pacientes con cáncer de próstata durante toda la enfermedad, entendiendo que cada caso es diferente y único.

Uno de los grandes retos del cáncer de próstata es que en etapas iniciales no da síntomas por lo que cuando estos se presentan, generalmente la enfermedad se encuentra en etapas avanzadas.

“Por eso, es importante que los hombres se atiendan si presentan problemas al orinar, tienen disfunción eréctil, detectan sangre en la orina o en la eyaculación y comienzan a tener dolor en las caderas, la espalda o el tórax”.

El cáncer de próstata, diagnosticado en etapas iniciales, es uno de los más tratables, y su tasa de sobrevivencia es de hasta 15 años, sin embargo, debido a los mitos y las creencias erróneas que, el 75% de los casos se detectan en etapas avanzadas.

“Hace 10 años, Janssen fue pionero en cambiar paradigmas en el tratamiento de cáncer de próstata con el desarrollo de terapias transformacionales que retrasan la progresión de la enfermedad, mantienen la calidad de vida y prolongan la supervivencia de los pacientes”.

“Estamos comprometidos en comprender y dar respuesta a los desafíos que enfrentan los pacientes, los médicos y los sistemas de salud, por eso colaboramos con distintos actores para crear un futuro en el que las enfermedades sean cosa del pasado”, concluyó Posadas.