Saltar al contenido

Sube la papa y la naranja

En agosto los mexicanos tienen que pagar por un mismo producto hasta el doble de lo que pagaban en diciembre del año pasado, debido a que la alta inflación en bienes y servicios en los últimos meses.

Por ejemplo, por un kilo de papa pagan 21 pesos más si se compara el precio de la cuarta semana de diciembre de 2021 a la tercera de agosto de 2022, ya que de 25 pesos subió a 46 pesos el kilo, de acuerdo con datos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

La naranja duplicó su precio promedio anual en ese mismo periodo, ya que de 18 pesos subió a 36 pesos por kilo, lo que significó un incremento de 18 pesos.

Cebolla cuesta 14 pesos más

En promedio el kilo de cebolla blanca sin rabo se vendió en la cuarta semana de diciembre de 2021 en 33 pesos, mientras que en la tercera semana de este mes llegó a 47 pesos, es decir, 14 pesos más.

En el caso del aceite Nutrioli en botella de 946 mililitros, en la tercera semana de agosto de 2022 se vendió en 51.70 pesos, lo que significó 5.30 pesos más que los 46.40 pesos de la cuarta semana de diciembre.

Un paquete de 18 piezas de huevo blanco de la marca Bachoco es 6.90 pesos más caro en el mismo periodo, al venderse en la tercera semana de agosto en 50.20 pesos, de acuerdo con la Profeco.

El pan de caja rebanado blanco, presentación grande de 680 gramos de la marca Bimbo, subió 2.40 pesos para quedar la semana pasada en 41.30 pesos por paquete.

En el caso del kilo de pollo entero a granel con vísceras, su precio subió 4.20 pesos en el periodo de referencia, es decir, que de 45.90 se incrementó a 50.10 pesos.

Los básicos ya no tan básicos

La cebolla y papa son dos de los ingredientes que más se usan en los hogares mexicanos para diversos guisos, por su versatilidad y porque en mejores tiempos, resultaban más baratos; sin embargo, ahora por la inflación su precio se elevó y es posible que en muchos hogares ya no sean tan básicos.

Esta semana el Inegi informó que la inflación anual en México superó las expectativas en la primera quincena de agosto y llegó a 8.62 %, caso distinto al de Estados Unidos donde en julio ya tuvo un menor dinamismo.