Saltar al contenido

SE REDUCEN 69% LAS POBLACIONES DE VIDA SILVESTRE DEL PLANETA: WWF

Las poblaciones de vida silvestre monitoreadas entre 1970 y 2018 en el planeta reportan una caída promedio del 69 por ciento, y América Latina registra la mayor disminución con 94 por ciento en el mismo periodo. Tan sólo las poblaciones de agua dulce muestran un mayor descenso general a nivel mundial con 83 por ciento, reporta el Informe Planeta vivo 2022 del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

Cada dos años se presenta el informe que lleva casi 50 años de vigilar la salud del planeta, y la edición de este año es la más exhaustiva realizada hasta la fecha, indica la organización. Señala que los principales causantes de la disminución de las poblaciones de vida silvestre son la degradación y pérdida del hábitat, la explotación, la introducción de especies invasoras, la contaminación, el cambio climático y las enfermedades.

Advierte que la creciente destrucción de la naturaleza por parte de la humanidad tiene impactos catastróficos no sólo en las poblaciones de vida silvestre, sino también en la salud humana y los medios de vida, la seguridad alimentaria y todos los demás aspectos de la vida.

 

Apunta que ya se ha perdido el 17 por ciento de la extensión original de los bosques, y otro 17 por ciento está degradado, cada año se pierden unos diez millones de hectáreas de bosques, una superficie del tamaño de Portugal.

 

Agrega que la deforestación, especialmente en los trópicos, genera emisiones de carbono y conduce a climas locales más cálidos y secos, incrementando la cantidad de sequías y de incendios y, dependiendo de su magnitud, reduciendo las precipitaciones y modificando los patrones globales de precipitaciones. Las últimas investigaciones indican que nos estamos aproximando rápidamente al punto de no retorno, señala.

Indica que por ejemplo, la abundancia mundial de 18 de 31 especies de tiburones y rayas en los océanos han disminuido un 71 por ciento en el último medio siglo, sobre todo porque la presión pesquera se ha multiplicado por 18 desde 1970. Esta caída en picada de su abundancia refleja un aumento del riesgo de extinción para la mayoría de las especies, advierte.