Saltar al contenido

Repunte de precios afecta “vacaciones familiares”

Repunte de precios, bajos ingresos y contagios de covid-19, son algunos factores que en los últimos meses han desalentado el turismo nacional, el cual constituye un importante motor de la actividad económica del país.

El desánimo de familias para vacacionar se vio reflejado en la contracción de los indicadores complementarios de la confianza del consumidor, publicados por el Inegi y el Banco de México.

Las posibilidades económicas de algunos integrantes del hogar para salir de vacaciones en los próximos 12 meses, pasaron de 32.5 puntos en noviembre del 2021 a 29.5 unidades en enero del 2022, una de las mayores bajas del indicador en ese lapso.

Hay dos factores que explican esta contracción de la confianza de las familias para vacacionar: por una parte, los efectos en la variable ómicron, que se sintieron con mayor claridad el mes pasado y, por otra parte, la difícil cuesta de enero con una inflación acelerada en las últimas semanas, explicó el director de la Facultad de Turismo y Gastronomía de la Universidad Anáhuac, Francisco Madrid.

“Este conjunto de factores desanima el que las familias mexicanas pudieran estar viendo viable viajar en los próximos meses, yo tendría la impresión de que deberíamos ver, en el corto plazo, una mejora de este comportamiento”, destacó el también director del Centro de Investigación y Competitividad Turística (Cicotur) Anáhuac.

Cuando la familia hace su presupuesto, primero considera ciertos gastos prioritarios, como alimentación, colegiaturas, gastos en salud (que puedan surgir) y otros desembolsos, como viajar o comer fuera de casa, explicó Humberto Molina, consultor turístico de Grupo Empresarial Estrategia (Gemes).

“Evidentemente, si la gente empieza a ver que sus ingresos ya no alcanzan porque la economía no está creciendo y la inflación va para arriba, comienza a distinguir su gasto en este tipo de productos y servicios que son prescindibles”, destacó.