Llega el primer cargamento de balasto para Tramo 4 del Tren Maya

Procedente de Veracruz, arribó al puerto de Progreso el primer cargamento con 13,750 toneladas de balasto, que serán colocados en la vía férrea en un lapso de 14 meses, en el Tramo 4 del Tren Maya que comprende 257 kilómetros de vía doble de Izamal a Cancún. Será un total de un millón 340 mil metros cúbicos que llegarán en total desde octubre hasta febrero de 2022.

 

El Gerente de Construcción en el Tramo 4 designado por la empresa ICA, Tomás Castellanos Hermida, indicó que el material pétreo trasladado a bordo del buque granelero Ocean Breeze originario de Marshall Islands con permiso de cabotaje nacional, será almacenado de forma temporal en un predio situado a 15 kilómetros del puerto, donde permanecerá aproximadamente una semana, para luego ser transportado a un centro de acopio del proyecto.

 

“Nuestro ciclo de descarga va a estar en cuestión entre 24 y 48 horas, estaremos sacando las 13 mil toneladas. El acarreo terrestre es de aquí de Progreso hasta Valladolid, los camiones tendrán que recorrer 111 km para tener un almacenamiento previo a la colocación del balasto en la vía férrea”, señaló.

 

Explicó que el proceso inicia en Veracruz con la transportación por tierra desde el banco donde extraen el material, hacia el muelle, maniobra que tarda aproximadamente 24 a 48 horas y depende de los tiempos de liberación de las autoridades portuarias para que el barco pueda zarpar e iniciar la travesía que durará entre 24 y 30 horas para llegar a Puerto Progreso, una vez ahí se instalan tolvas en las 3 grúas con almeja que trae el barco, para desembarcar esta grava especial.

 

Entrevistado durante la descarga, luego de que atracó el buque que mide 140 metros de longitud, Castellanos Hermida puntualizó que “la logística implementada ha sido un reto significativo; sin embargo, es un hito muy importante para el proyecto porque el balasto es muy difícil de conseguir por las características del material, en cuanto a la calidad de la roca, el procesamiento y volumen que  demanda del proyecto”.

 

Cabe precisar que el balasto empleado es de origen basáltico, se trata de rocas de origen volcánico, de entre 2.5 y seis centímetros, que se colocan entre el terraplén y los durmientes de concreto, para soportar los rieles del tren y repartir la carga.