LAS MUJERES, MEJORES GESTORAS DE LA ECONOMÍA DOMÉSTICA A PESAR DE LOS ESTEREOTIPOS

*El acceso al mercado laboral y el incremento en la educación universitaria de las mujeres han sido clave para que se produzca el cambio dentro de los hogares

 

Según datos recopilados por las Naciones Unidas, las mujeres y las niñas realizan tres cuartas partes de las tareas necesarias para el funcionamiento cotidiano de los hogares latinoamericanos.

Como consecuencia, son ellas, dicen las expertas, las que se ocupan de las compras relacionadas con el hogar, aunque este tipo de gestiones no se ven generalmente como un factor clave en la salud financiera de las familias.

Tradicionalmente el hombre ha sido el que llevaba un sueldo a casa y también quien se ocupaba de la relación con el banco, estos estereotipos de género siguen siendo públicos, a través del marketing, por ejemplo, pero la situación ha cambiado. La mujer, en general, se considera independiente económicamente, lo cual le lleva a adoptar sus propias decisiones o a consensuarlas con su pareja sin supeditación o dependencia.

El acceso al mercado laboral y el incremento en la educación universitaria de las mujeres han sido clave para que se produzca el cambio dentro de los hogares. Aun así, estudios como el de la OCDE siguen señalando menores conocimientos financieros entre ellas, aunque también se registra un fenómeno que pondría en duda los términos absolutos.

El “exceso de confianza financiera” se da más en hombres que en mujeres, dando lugar a que ellos creen tener más conocimientos de los que realmente tienen, en cuanto a este tema,  y eso les aporta más seguridad, aunque sea ficticia.

Las mujeres tienen interiorizado que en cultura financiera el hombre es mejor y se sienten inseguras, 

 así lo ratifica otra encuesta que afirma que son ellas, las personas mayores de 55 años y las de nivel socioeconómico más bajo las que menos saben, según su propia opinión. Por el contrario, otros estudios deducen que ellas, trabajando en una entidad financiera, eligen mejor qué préstamos financiar, consiguen menor demora de los clientes y siguen más las normas internas.

Estudios aseguran de que la manera de que toda la ciudadanía alcance la autonomía en este ámbito es la formación específica a edades tempranas.

 La ONU también habla de los hijos como un factor a tener en cuenta en el comportamiento de las mujeres, colocándolas como mejores gestoras de la economía familiar porque buscan el beneficio del conjunto.

Las compras del hogar recaen en las mujeres, siendo los hombres los que más compran automóviles o tecnología y desembolsan en locales de hostelería.