Las entradas de capital hacia México se desplomaron 27.4 por ciento el año pasado

Las entradas de capital hacia México se desplomaron 27.4 por ciento el año pasado, en el margen de la pandemia de Covid-19, y alrededor del 60 por ciento de ellas no fueron nuevas inversiones, sino ganancias reinvertidas, reportó el Banco Mundial.

“Las nuevas inversiones se vieron empañadas por las incertidumbres sobre la agenda económica de las autoridades y la postura sobre el papel del sector privado en industrias clave”, agregó el organismo.

Detalló que el año pasado ingresaron al país 22 mil 687 millones de dólares en inversión, por debajo de los 31 mil 228 millones reportados en 2019, lo que implicó un retroceso de al menos tres años en las entradas de capital al país.

No sólo en México, la inversión cayó en todos los sectores durante el año pasado, pero sobre todo en las industrias relacionadas con el petróleo, detalló el Banco Mundial en su reporte sobre Estadísticas de la Deuda Internacional 2022.

En el documento, agregó que México se mantiene como uno de los diez países con mayor deuda externa a finales de 2020, le acompañan Argentina, Brasil, China, India, Indonesia, Rusia, Sudáfrica, Tailandia y Turquía.

Al cierre de 2020, la deuda pública y privada del país ascendió a 467 mil 512 millones de dólares, uno por ciento debajo de lo registrado en 2019, tan sólo los intereses ascendieron a 21 mil 648 millones de dólares.

Entre la deuda externa total que tiene el país en el exterior, 71.3 por ciento es con los tenedores de bonos. De ese dinero, 250 mil 632 millones de dólares se encuentran respaldados por el gobierno y 82 mil 796 millones no lo están.

El Banco Mundial detalló que el año pasado las emisiones de bonos a países de América Latina y el Caribe aumentaron 16 por ciento, a 104 mil millones, pero poco cambió la participación que tuvieron el sector público y privado.

La emisión de bonos de México por parte de entidades públicas y privadas alcanzó los 43 mil 800 millones de dólares en 2020, el mismo monto que un año previo, y abarcó el 42 por ciento de la deuda emitida por América Latina en el marco de la pandemia.

Sólo el sector privado de América Latina emitió 26 mil 800 millones de dólares en bonos, de los cuales, 75 por ciento fueron emisiones de empresas brasileñas y mexicanas.