Emma Coronel se declaró el jueves culpable de narcotráfico.

Coronel, de 31 años, fue detenida en febrero en el aeropuerto de Washington, acusada de colaborar en los negocios criminales de Guzmán. A la exreina de la belleza se la acusó de un cargo de conspirar para introducir cocaína, metanfetaminas, heroína y marihuana en Estados Unidos.

Culpable”, dijo Coronel al juez Rudolph Contreras cuando este le preguntó si era culpable o inocente de los tres cargos de los cuales era acusada: conspiración para distribuir drogas en Estados Unidos, lavado de dinero y transacciones con un narcotraficante designado.

Durante la audiencia, que el público y la prensa pudieron escuchar por teléfono, el fiscal Anthony Nardozzi dijo que Coronel ayudó al Chapo a enviar a Estados Unidos al menos 450 toneladas de cocaína, 90 de heroína, 45 de metanfetaminas y 90 de marihuana.

También indicó que Coronel, que se casó con el Chapo siendo adolescente y que tuvo dos niñas mellizas con él, ganó dinero al alquilar propiedades compradas con dinero de la droga. Según Nardozzi, Coronel hacía de “intermediaria” entre integrantes del cártel y su marido cuando este estaba en la cárcel, y ayudó a los hijos del Chapo a “planificar y coordinar” su escapada de la cárcel en 2015.

Coronel podría enfrentar una condena de cadena perpetua solo por el cargo de distribución de drogas. Los otros dos cargos que se le imputan conllevan penas máximas de prisión de 20 años y 10 años, respectivamente. Sin embargo, de acuerdo a las guías condenatorias en Estados Unidos, podría servir de 9 a 11 años en prisión si acepta la responsabilidad de sus actos.