¿CUÁNTO DEBEN PAGARTE DE LIQUIDACIÓN SI TE DESPIDEN DEL TRABAJO?

  • En caso de que no cumplir con la liquidación, el empleador se expondrá a tener que pagar una indemnización moratoria

 

En México, la Ley Federal del Trabajo (LFT) señala que cuando un una relación laboral termina, el empleador debe pagar al empleado su finiquito o liquidación, siempre y cuando las causas sean justas. En el primer caso se paga cuando el empleado es el que renuncia a la empresa. Sin embargo el segundo es cuando la empresa decide que ya no necesita al empleado y debe calcularse con base en el salario que esté registrado ante el IMSS.

Cuando un empleador prescinde de los servicios de un trabajador con razones justificadas, este debe notificar el empleado y con ello entregarle su liquidación. Esta puede ser por tres razones: rescisión de contrato, por una falta grave cometida por el empleado y cierre de la empresa o desaparición del puesto.

De modo que este pago se otorga cuando la relación laboral se termina si un empleado no ha cometido faltas o no ha incumplido las obligaciones que se especifican en su contrato. La liquidación se calcula a partir del Salario Base Integrado, prestaciones y antigüedad del empleado, de la siguiente manera:

  • 3 Meses de Sueldo.
  • 20 días de Salario por cada año laborado.
  • Prima de Antigüedad.
  • El importe de 12 días de salario, por cada año de servicios; según se detalla en el artículo 162 de la Ley Federal del Trabajo.

Cuándo no recibes tu liquidación, según el artículo 47 de la Ley Federal del Trabajo bajo las siguientes actos, cometidos por el trabajador, el patrón no tendrá obligación de pagar liquidación:

  • Proporcionar certificados falsos o referencias en los que se atribuyan al trabajador capacidad, aptitudes o facultades de que carezca.
  • Faltas de probidad u honradez, en actos de violencia, amagos, injurias o malos tratamientos en contra del patrón o familiares, así como personal directivo o administrativo de la empresa o en contra de clientes y proveedores del patrón.
  • Cometer contra alguno de sus compañeros, cualquiera de los actos anteriores.
  • Cometer de manera intencional daños a los materiales, inmobiliario, edificios, maquinarias o materias primas relacionados con el trabajo.
  • Comprometer la seguridad del establecimiento y personas que se encuentren en el centro de trabajo por descuido, negligencia o dolo.
  • Cometer hostigamiento o acoso sexual contra cualquier persona dentro del lugar de trabajo.
  • Revelar secretos o información de carácter reservado con perjuicio de la empresa.
  • Negarse a trabajar o tomar las medidas preventivas necesarias para evitar accidentes o enfermedades.
  • Acudir al centro de trabajo en estado etílico o bajo el influjo de drogas.

Según la LFT el patrón que despida a un trabajador deberá darle aviso escrito en el que refiera claramente la conducta o conductas que motivan su despido y la fecha o fechas en que se cometieron. Además este debe entregarse de forma personal o comunicarse al Tribunal competente.

En caso de que no cumplir con la liquidación, el empleador se expondrá a tener que pagar una indemnización moratoria que sea equivalente al salario de un día, por cada día de retraso, hasta por 24 meses o hasta el momento en que el pago sea confirmado, cuando el periodo sea menor.