Atención a niños migrantes, un desafío para los municipios fronterizos

La atención a niños migrantes en municipios fronterizos es un desafío que los ayuntamientos tienen que enfrentar con sus propios recursos a través del sistema municipal del Desarrollo Integral de la Familia (DIF), expuso en entrevista la presidenta municipal de Suchiate, Sonia Eloina Hernández Aguilar.

Y es que una reciente reforma a las leyes obliga a los municipios a la atención de los menores migrantes, por ello, dijo que en ocasiones el Instituto Nacional de Migración (INM), lleva a menores para que sean atendidos, sin embargo, no van solos y quienes los acompañan también requieren cuidados.

Afirmó que el lado humano de todo gobierno es el DIF que en la actualidad tiene la obligación de atención y servicio a los más necesitados lo que se convierte en una gran oportunidad para que la autoridad pueda entregar lo mejor que tiene en su corazón, pues al igual que los connacionales adultos mayores, niños y mujeres estos buscan solución y consuelo a la difícil situación que enfrentan.

Señaló que tienen confianza que con la reforma a la ley, el gobierno federal envíe recursos adicionales para la alimentación de los niños migrantes y sus acompañantes por parte del ayuntamiento que de acuerdo a la nueva legislación se le suma esta responsabilidad.

En materia de techo presupuestal, detalló que es difícil, pero hacen esfuerzos para que esto se logre, pero tener un refugio implica no solo un local sino sostenerlo y atenderlos para darles el mejor trato, pero se necesitaría trabajar con las asociaciones gubernamentales, pero en este momento es difícil porque los recursos no alcanzarían.

Sin embargo, afirmó que como autoridad sostiene que la migración tiene que ser ordenada y segura, y es que los migrantes no lo hacen por gusto porque dejan la mitad de su corazón en sus países por buscar mejores condiciones de vida.

Expuso que quizás en Suchiate hay unos 15 mil migrantes, no se ven porque la mayoría esta integrado al trabajo productivo y quizás eso tiene que explotarse y aprovechar la mano de obra.

“En ocasiones aquí en Suchiate el INM nos ha traído a menores que requieren atención y eso implica que se les tiene que alimentar no solo a ellos sino a quienes los acompañan y que requieren esfuerzos mayores, porque el municipio tiene una partida austera de recursos propios, pero no se puede dejar a ayudar a este sector vulnerable”, abundó.