Saltar al contenido

Putin advierte: “EEUU y la OTAN ignoran las demandas de seguridad de Rusia”

El líder ruso ha hablado por primera vez en semanas sobre la crisis que tiene el foco en Ucrania y lo ha hecho después de su entrevista con el primer ministro de Hungría, Viktor Orban. Putin se refiere a la preocupación del Kremlin por la posible integración de Ucrania en la OTAN y a su exigencia de que la Alianza Atlántica se repliegue y de facto vuelva a sus fronteras de 1997, antes de la ampliación al Este. Estas demandas son inadmisibles para la OTAN.

Putin ha acusado a Estados Unidos de intentar que Rusia lance un ataque con el fin de tener un pretexto para aplicar sanciones contra su país. «Su objetivo es contener el desarrollo de Rusia. Ucrania solo es un instrumento para conseguir su meta. Pueden hacerlo de diferentes maneras, como empujándonos a un conflicto armado y así hacer que sus aliados en Europa endurezcan las sanciones contra nosotros, algo que ya están discutiendo en EEUU», ha dicho Putin. Ha insistido en que el ingreso de Ucrania en la OTAN es una amenaza a la seguridad de Rusia, e incluso del mundo.

«Las puertas de la Alianza están abiertas», aseguró el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, al comentar la respuesta al ultimátum de Moscú. La cuestión es que Ucrania no va a entrar en la OTAN de forma inminente. Ni siquiera se plantea su ingreso en la próxima cumbre que se celebra en Madrid el 29 y 30 de junio. Y plantear que Europa del Este quede ahora fuera de la Alianza Atlántica no entra en los planes de ningún líder occidental. Es decir, lo que plantea el Kremlin es imposible y Putin lo sabe. El líder ruso asegura que está estudiando detalladamente las respuestas de los aliados a las demandas rusas.

A pesar de todo, Putin cree que «el diálogo debe continuar». Es el momento de la diplomacia como confirman todas las reuniones que se han celebrado este martes. Antes de ver al primer ministro húngaro, Putin ha hablado por teléfono con el primer ministro italiano, Mario Draghi, quien le ha advertido de «las serias consecuencias» que tendría un empeoramiento de la crisis.