DÍA INTERNACIONAL DE SENSIBILIZACIÓN SOBRE EL ALBINISMO

  • En el mundo avanzado de hoy, todavía sorprende como en muchas comunidades y regiones de algunos países este padecimiento es asociado con brujería, o algún tipo de creencia popular.

 

El albinismo es un trastorno o condición hereditaria, que causa la ausencia de la producción de melanina en el organismo. Esta sustancia es la que determina la pigmentación o el color de la piel, el cabello y los ojos de todos los seres humanos.

Por esta razón, las personas albinas son muy sensibles a los rayos solares, lo cual puede traer graves daños a la piel o a la visión, debiendo protegerse para evitar mayores daños a su salud. También son más propensas a sufrir cáncer de piel.

Una característica significativa de este trastorno es que en casi todos los tipos de albinismo ambos padres son portadores del gen, a pesar que no lo manifiesten físicamente. Asimismo, no depende del origen étnico de la persona que lo padece.

Debido a que no existe una cura para este trastorno, lo recomendable es asistir a un médico especialista (dermatólogo y oftalmólogo) para un control periódico, usar algún tipo de bloqueador para que los rayos ultravioletas no afecten la piel, ropa especial y gafas oscuras para proteger los ojos.

El Día Internacional de Sensibilización sobre el Albinismo, se celebra el 13 de junio de cada año y tiene como objetivo crear conciencia mundial, así como evitar el maltrato y discriminación hacia todas las personas que presentan esta condición. Asimismo, acabar con el estigma y falsas creencias sobre esta enfermedad, donde la superstición y el fanatismo no tienen cabida.

Esta efeméride fue aprobada mediante Resolución, emitida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 2014.

A pesar que las distintas sociedades del mundo han logrado liberarse de algunos convencionalismos y tabúes raciales, religiosos e incluso de índole sexual, persiste la discriminación hacia las personas por su color de piel o apariencia física. Este es el caso de las personas que presentan una condición de salud conocida como albinismo.

No podemos dejar de lado a la población más susceptible, como es el caso de los niños con albinismo, quienes sufren de bullying y rechazo entre sus iguales.

El hecho de presentar una apariencia distinta, es una dura batalla y un gran desafío aunado a los problemas de salud que deben afrontar durante su etapa de crecimiento, entre los cuales destacan enfermedades visuales y de la piel, siendo una barrera para adquirir otras destrezas fundamentales para la vida.

Los albinos conforman un porcentaje minoritario de la población que padece de esta condición, aproximadamente una de cada 17.000 personas.

Los albinos tienen problemas de visión, debido a que carecen de la pigmentación ocular que protege a los ojos de los rayos UV.

El albinismo es más propenso en hombres que en mujeres, a pesar de las estadísticas. Los hijos albinos poseen el gen dominante, mientras que sus padres tienen genes recesivos y por lo tanto no presentan despigmentación en la piel, cabellos ni problemas visuales.

Las personas albinas deben usar de manera permanente protector solar para evitar quemaduras, debido a la exposición prolongada a los rayos UVA, inclusive en días nublados.