Saltar al contenido

Chile nombra a una mujer, por primera vez, como presidenta del Banco Central

El primer mandatario chileno, el derechista Sebastián Piñera, nombró este jueves como presidenta del Banco Central a la economista Rosanna Costa, quien se transforma de esta manera en la primera mujer que presidirá el ente emisor.

Según señalaron desde el gobierno, el nombramiento obedece a un “reconocimiento a su experiencia, trayectoria, aporte a la a la política monetaria, el control de la inflación y el desarrollo económico del país”.

Ingeniera comercial de la Universidad Católica, Costa se desempeñó como consejera del mismo organismo autónomo desde 2017, además de ser directora de presupuestos del Ministerio de Hacienda entre 2010 y 2014.

En su gestión, Costa deberá enfrentar una economía golpeada por la emergencia sanitaria y la inflación, fenómeno que en 2021 alcanzó el 7.2  por ciento, la más alta en 14 años, y que desde el Banco Central han intentando combatir mediante alzas históricas del interés referencial, por ejemplo, en 150 puntos.

Por unanimidad y por encima de lo que esperaban los mercados, el consejo del emisor incrementó en enero pasado la denominada tasa de política monetaria (TPM) del 4 por ciento al 5.5  por ciento, su mayor nivel desde 2011.

“Los riesgos para la evolución de la inflación siguen siendo significativos y su eventual concreción se torna especialmente relevante en un contexto en que tanto la variación anual del IPC como sus perspectivas ya son elevadas”, explicó entonces la institución.

Al poco tiempo de irrumpir el coronavirus en Chile en marzo de 2020, el banco realizó un drástico recorte de la tasa hasta el mínimo histórico del 0.5 por ciento.

Las ayudas económicas entregadas por el gobierno chileno para paliar el impacto de la pandemia, así como los tres retiros anticipados del 10 por ciento de los fondos de pensiones aprobados por el Congreso también para enfrentar la crisis, impulsaron considerablemente el consumo interno.

La inflación lleva meses disparada y cada vez hay más preocupación entre las autoridades y los consumidores, aunque es una situación compartida en la mayoría de países.

Con la mayoría de su población vacunada, Chile está dejando atrás los peores momentos de la pandemia, que llevó a la economía a contraerse un 5.8 por ciento en 2020, la peor caída en cuatro décadas, y provocó la pérdida de casi 2 millones de empleos.

Con todo, la recuperación se ha acelerado más de lo previsto y el Banco Central estimó un crecimiento del PIB para 2021 de hasta el 12 por ciento y de entre el 1.5 por ciento y 2.5 por ciento para este año.