Tras fallo de tribunal, 35 familias zoques son desplazadas de Esquipulas Guayabal

Indígenas zoques de la comunidad Esquipulas Guayabal, municipio de Chapultenango, denunciaron que este 21 de noviembre fueron atacados y expulsados de sus casas, por un grupo armado de indígenas tsotsiles que les disputan más de 2 mil hectáreas de tierras que les adjudicó un tribunal agrario.

Tras varios años de disputa, el pasado 21 de octubre, el Tribunal Unitario Agrario del Distrito 3 con sede en Tuxtla Gutiérrez, resolvió anular una asamblea de los indígenas tsotsiles que se habían adjudicado unas tierras que habían sido dejadas por zoques tras la erupción del volcán Chichonal en 1982.

Los pobladores originarios, tras la erupción del volcán el 28 de marzo de 1982 fueron desplazados, cientos de sus moradores desaparecieron y fallecieron enterrados en las cenizas y materiales pétreos que sepultó al pueblo por completo ubicado al pie del Chichonal. Cuando regresaron a ocupar sus tierras, estas ya estaban ocupadas por tsotsiles, por lo que empezaron una disputa en los tribunales y tras varias décadas, el pasado mes de octubre ganaron el litigio y se adjudicaron las tierras. Sin embargo, a un mes de la resolución, tsotsiles llegaron armados con rifles y machetes para desalojar y expulsaron a los pobladores, hombres, mujeres, ancianos, niñas y niños, que huyeron tras el ataque a balazos.

Las familias desplazadas señalaron a través de un comunicado que, el Gobierno del Estado y el distrito tres del Tribunal Unitario Agrario distrito 03 aún no tienen una solución al problema, pues aún persisten el grupo armado en Esquipulas Guayaba

Luego de los hechos de violencia, la Fiscalía General del Estado (FGE) a través de la Fiscalía de Distrito Norte inició un Registro de Atención y solicitó medidas cautelares y de protección a favor de las víctimas. Rosario “N”, agente municipal del Ejido resultó con lesiones provocadas por un grupo aproximado de 25 personas, entre las que identificó a Alejandro “N”, Andrés “N”, Mario “N”, Guadalupe “N”, Ramiro “N”, y Moisés “N”, quienes portaban arma de fuego. Así mismo, la agresión se extendió a los habitantes, quienes huyeron al ver a las personas armadas, estos se posesionaron del predio citado, y aquellas lesionadas recibieron atención médica en el Hospital General de Pichucalco.