Interno recurre a CIDH para atender su denuncia por tortura

Carlos Antonio López Robles, interno del Centro de Reinserción Social No. 14 “El Amate”, ubicado en Cintalapa de Figueroa, con una carta se dirigió a Joel Hernández García, presidente de la Comisión Internacional de los Derechos Humanos (CIDH), solicitando su intervención, ya que el 29 de octubre de 2019, fue detenido por el delito de intento de homicidio simple.

López Robles indicó que fueron violados sus derechos constitucionales y humanos, al ingresar a su casa con violencia y armados, junto a su esposa fueron inmovilizados. En las instalaciones de la Fiscalía de Alto Impacto (FAI) en Tuxtla Gutiérrez Chiapas les vendaron los ojos y el cuerpo por completo.

Afirmó que, tanto él como su esposa Julia Hernández Hernández, fueron torturados con golpes y asfixia (con franela en el rostro y agua) provocando daños graves en sus cuerpos, quedando con secuelas que dañan su vida diaria.

El interno mencionó que, sus intestinos estallaron, esto como resultado de los golpes y patadas que recibió en su estómago. Por ello, tuvo una operación para poder reparar el daño, tiene una herida de 20 centímetros en su abdomen, y nadie se hizo responsable de los gastos médicos.

Destacó que el juez de control giró un oficio a la Fiscalía de la Tortura en el Estado, pero hasta el momento no ha recibido ninguna entrevista por parte de ella. Además, el área médica del Centro se niega a darle la atención necesaria, seguimiento y valoración.

Explicó que, dicha recomendación busca que se le sea asignado un defensor de oficio que me pueda alegar las injusticias que sufre, así como la privación de su libertad. Ya que, por la falta de recursos, no le es posible contratar un abogado particular que lleve su defensa confiable y conforme a derecho.

Al mismo tiempo, solicitó otra recomendación para la Fiscalía Contra la Tortura para que se lleve a cabo una investigación a fondo por la injusticia cometida en su contra