Enaproc da a conocer nueva oferta educativa

El movimiento de pobladores de Altamirano que desde hace una semana mantiene retenido al exalcalde, Roberto Pinto Kánter, esposo de la presidenta municipal Gabriela Roque Tipacamú, se deslindó del grupo armado que se dio a conocer públicamente el jueves.

“Nos agarró de sorpresa y nos obligó a reunirnos para analizar la situación sobre qué está pasando porque no conocemos quiénes son, ni dónde están”, dijo Gabriel Montoya Oseguera, uno de los integrantes de la comisión de 10 personas integrada la semana pasada para encabezar las eventuales reuniones de diálogo con las autoridades estatales.

“Mencionaron que nos están respaldando, pero todo puede tener un doble sentido, como culpar al movimiento sobre las cuestiones que manifestaron”, agregó.

En entrevista telefónica señaló que “la cuestión es que estamos cuidando esa parte; ellos han manifestado (el respaldo), pero que haya un acercamiento directo con el movimiento, no. No se han acercado a dialogar ni nada”. EL movimiento de pobladores de Altamirano mantiene cerrados los accesos a la cabecera desde el 29 de septiembre y sólo permite el paso cada seis horas.

Además, el 30 de ese mes retuvo al entonces alcalde Pinto Kánter —su responsabilidad concluyó ese día a las cero horas—, quien se encuentra en la cárcel del ejido, para exigir la conformación de un concejo municipal y que él y su esposa, la actual presidenta municipal, salgan del municipio.