Finalmente después de once años, dejará de funcionar el Tapachultecobús

Finalmente dejará de funcionar el Tapachultecobus, un proyecto que duró 11 años y que en su momento ocupó paginas nacionales porque utilizaría biodiesel como combustible, conformando una sociedad entre el gobierno de Chiapas y el Sistema de Transporte Urbano de Tapachula (Situtap), en el que la corrupción de administraciones gubernamentales anteriores, el abandono de las unidades y la invasión de rutas provocó que descendiera en número de usuarios.  en un evento privado ante notario público, socios y el Consejo de Administración del Situtap, así como autoridades del titular de la Secretaría de Movilidad y Transporte, Aquiles Espinoza García, tuvieron su última asamblea acordándose la disolución de esta sociedad.

Con esta reunión se consolida la desaparición del Tapachultecobus que cubría las rutas Laureles 1 y Rastro; por lo que se sabe son 49 colectivos los que sustituirían a las 11 deterioradas unidades que continuaban rodando.

Desde la disolución del Conejo Bus en Tuxtla Gutiérrez se preveía que el Tapachultecobus seguiría, anunciándose que a inicios de agosto dejarían de funcionar pues solo transportaban 5 mil pasajeros diarios, estadística muy baja en comparación con los 20 mil que trasladaban hasta antes de la pandemia, sin embargo, a decir de los socios se requerían 35 mil usuarios diarios para cubrir los gastos.

En entrevista, Aquiles Espinoza, afirmó que la desaparición de este medio de transporte se debe a que ya no hay recursos del Gobierno del Estado para pagar a los socios y tampoco la empresa tiene los ingresos suficientes. Dijo que la disminución del parque vehicular y la falta de pasaje a causa de la pandemia creó una situación financiera insostenible a la empresa obligando a disolución.