Saltar al contenido

Encabeza Rutilio Escandón conmemoración del 30 aniversario de Justicia Agraria

En la conmemoración del 30 aniversario de Justicia Agraria, el gobernador Rutilio Escandón Cadenas destacó que la creación y consolidación de los tribunales agrarios en el país, ha constituido un paso fundamental en la atención y resolución de controversias en esta materia, así como para proteger los derechos y brindar certeza jurídica, de manera igualitaria, a las mujeres y los hombres que trabajan y viven en el campo chiapaneco y mexicano. 

“Me da mucho gusto que celebremos juntos la tercera década de la conformación de los tribunales agrarios, porque esto demuestra que se está haciendo justicia a los poseedores de tierras, y les otorga confianza de trabajar con la tranquilidad y seguridad de que nada ni nadie les puede quitar lo que por ley les corresponde. Hoy en México se han fortalecido las instituciones agrarias, pues se ha priorizado la atención de los asuntos importantes relacionados al campo”, apuntó. 

Subrayó que el reparto de las tierras empezó con la tercera gran transformación del país, que fue la Revolución Mexicana, es decir hace más de 100 años, y aún hay pendientes por solventar, sin embargo, resaltó que en este gobierno se ha asumido el compromiso y la responsabilidad de atenderlos de manera pacífica y armoniosa, al tiempo de resaltar que, en Chiapas, en todo momento, se ha privilegiado el diálogo y consenso para alcanzar la resolución de conflictos agrarios. 

En este marco, el mandatario reconoció que gracias al respaldo que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, brinda al campo chiapaneco, mediante los insumos agrícolas, fertilizantes, semillas mejoradas, aunado al programa Sembrando Vida, además del fortalecimiento de las cadenas productivas, se ha logrado la recuperación de áreas forestales, elevar la productividad y garantizar la seguridad y autosuficiencia alimentaria en las zonas rurales. 

En su intervención, la magistrada presidenta del Tribunal Superior Agrario, Maribel Concepción Méndez de Lara, enmarcó la particularidad de esta fecha, donde los protagonistas son los ejidos y las comunidades, los cuales suman 29 mil 800 ejidos y 2 mil 411 comunidades en todo el país, que representan casi cien millones de hectáreas, en las que hay que brindar certeza, y otorgar todo lo necesario para que puedan asociarse y atraer inversión productiva. 

Detalló que, de los asuntos en trámite en Chiapas, el 29 por ciento se refieren a controversia por sucesión, el 38 por ciento de los asuntos son conflictos internos, un 18 por ciento se refiere a nulidad de asamblea y de contrato, determinando que los conflictos en el estado están desapareciendo gracias a la gran voluntad e interés por el derecho agrario. Refrendó el compromiso de esta instancia a su cargo, a fin de otorgar certeza jurídica, y defender los derechos de las comunidades y sus integrantes. 

La magistrada del Tribunal Unitario Agrario Distrito 3, Sede Tuxtla Gutiérrez, María de la Luz Rodríguez Mendoza, señaló que, durante estos 30 años, se ha trabajado de manera coordinada con las dependencias del sector agrario para atender asuntos de alto impacto social y, hasta el momento, se han resuelto 30 mil 17 controversias, lo que contribuye a una mejor forma de hacer justicia agraria y mantener la paz social en el campo chiapaneco. 

A su vez, la presidenta de la Comisión de Reforma Agraria del Congreso del Estado, la diputada Carolina Zuarth Ramos, acentuó la sensibilidad y el respaldo por parte del gobernador Rutilio Escandón, al ser partícipe en la conmemoración de las tres décadas de los tribunales agrarios, esto a raíz de que en el año de 1992 se reformó el artículo 27 de la carta magna federal, dando paso a la expedición de la Ley Agraria vigente. 

Finalmente, la presidenta de la Comisión de Desarrollo Urbano del Congreso del Estado, la diputada Yolanda Rosario Correa González puntualizó la importancia del establecimiento de este mecanismo de mediación, que además de brindar certeza documental de la propiedad, propicia tranquilidad y paz social, así como beneficios para las familias del medio rural y un mejor ordenamiento territorial.