Saltar al contenido

En caso de emergencias activarían créditos

En caso de que Chiapas se vea afectado por el impacto de algún desastre natural en esta temporada de lluvias, es posible que se abra una cartera para entregar créditos a las personas que resulten damnificadas, siempre y cuando la empresa para la que laboran esté afiliada al Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores (Fonacot), dijo Enrique Gutiérrez Vázquez, director estatal del instituto.

Explicó que cuando ocurre alguna catástrofe y las autoridades emiten la declaratoria de emergencia, desde el Fonacot se activa un programa de créditos; de hecho, después del paso de Agatha se implementó una estrategia en 11 municipios de Oaxaca para apoyar a la población local.

Beneficio

Gutiérrez Vázquez comentó que dentro de las bondades de este programa, está el que no cuenta con apertura de comisión y el primer pago se hace 120 días después de realizarse el trámite (de manera habitual ocurre en un mes el primer descuento). Se busca que los trabajadores puedan recuperar un poco de lo que se pierde ante un acontecimiento inusual.

Explicó que el recurso que se entrega se puede usar para la reparación de la vivienda y eso se traduce en economía, debido a que se compran materiales de construcción en tiendas de la zona, o en su defecto, con el dinero se adquieren despensas, productos electrónicos o muebles para volver a la normalidad lo más pronto posible.

“Tanto Chiapas como cualquier ciudad o municipio a nivel nacional está con la factibilidad de poder tenerlo -el crédito-, siempre y cuando exista una declaratoria de emergencia y en ese momento se activa por código postal”, detalló.

Recurso

La cantidad de dinero de la que dispone el Fonacot es abierta, no hay un mínimo o máximo, pues todo depende de las necesidades los trabajadores.

Cuando ocurrió el terremoto del 7 de septiembre de 2017, que fue una situación que afectó a varias entidades del país, se activó un programa de créditos y se entregaron 30 millones de pesos; en un mes habitual -en aquella fecha- se entregaba la mitad de ese dinero.

“El instituto es sano financieramente y cuenta con recursos necesarios para poder solventar esas situaciones, ya sea acá en la entidad, llámese un temblor, un huracán o una inundación por las lluvias que de repente nos tocan, o en el norte -de México- por una nevada o sequía extrema”, puntualizó.

Información: Por: Adolfo Abosaid / Cp

    Etiquetas: