Saltar al contenido

El ámbar está perdiendo su valor

Debido a la crisis por la pandemia del Covid-19, al bajo precio del ámbar, a la falta de equipo, de tecnologías y de apoyos gubernamentales, de más de 500 mineros que se dedicaban a la extracción de la resina fosilizada en Simojovel de Allende, ya quedan menos de cien, las minas tienen una profundidad de 300 metros y quienes extraen la joya solo se acompañan de una manguera para jalar oxigeno desde el exterior, explica Agenor Vázquez Aguilar.

Dijo que el ámbar es la joya más fina de Chiapas, se extrae de las minas ubicadas a 20 minutos o media hora de la cabecera municipal de Simojovel de Allende, pasa por un proceso de limpieza y pulido, de un kilo de resina que se extrae en el proceso de industrialización se pierden 400 gramos, cada vez se extrae menos porque disminuye el grupo de personas que saben introducirse y vivir en el interior de las minas.

El riesgo es cada vez mayor, comenta porque las mimas son más profundas conforme se va extrayendo la resina fosilizada, no hay oxigeno en el interior, los mineros tienen que introducir largas mangueras para poder jalar oxigeno desde fuera de las minas mientras realizan la extracción, el proceso es complejo, es lo único con que cuenta, su material de trabajo son palas, zapapico, una carretilla, marro y cincel.