Dos lenguas de Chiapas en riesgo de desaparecer

El Centro Estatal de Lengua, Arte y Literatura Indígena (CELALI), está tratando de revitalizar las lenguas maternas que están a punto de desaparecer, mocho y cakchiquel, de ambas quedan muy pocos hablantes, de la primera quedan alrededor de 20 hablantes y de la segunda unos 60, expuso el director general, Sebastián Patishtán Méndez.

El investigador del Consejo Estatal para las Culturas y las Artes (CONECULTA), expuso que se implementan talleres de aprendizaje en la Casa de la Cultura a través de jóvenes becarios, para que aprendan a hablar la lengua mocho y cakchiquel, con la finalidad de que no se pierda y documentarla.

Se elabora un documento de manera conjunta con el ayuntamiento de Motozintla y con algunos investigadores en el caso de la lengua mocho, en el Mazapa en el caso de la cakchiquel, solo estas lenguas están en riesgo de desaparecer, y con ellas se está trabajando intensamente la capacitación a la población.

De acuerdo con el experto, son multifactoriales las causas de la merma, una de ellas ha sido la discriminación hacia la población indígena, la migración, la globalización, la falta de material educativo, desde preescolar hasta la universidad, inclusive en el postgrado se ha creado poco material.

Los chujes asentados en lagos de Tziscao en la Meseta Comiteca, también han disminuido su población hablante, hacemos lo que está a nuestro alcance con el acompañamiento del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas, la Secretaría para el Desarrollo Sustentable de los Pueblos Indígenas, para que se logre rescatar estás lenguas.

Patishtán Méndez subrayó que si los rescatamos, estaremos rescatando parte de la historia de la humanidad, no solo de los chiapanecos, lamentablemente hay una lengua materna no reconocida, akateco, en el ejido La Gloria municipio de La Trinitaria, que en el centro de población habitan unos 2 mil 900 habitantes, más la lengua chiapan desaparecida pero que muchos la recuerdan, principalmente en la Depresión Central.

No es el caso del tseltal y tsotsil que superamos entre las dos lenguas más de un millón de hablantes, en lo demás estamos impulsando la enseñanza de la lecto escritura y de la misma lengua a través de talleres, que por la pandemia del Covid 19 no es presencial, sino en línea, explicó.

Históricamente en Chiapas ha habido mayor trabajo de investigación en las lenguas maternas chol, tseltal, tsotsil, zoque y tojolabal, no así en las lenguas maternas mame, canbjobal, jacalteco, chuje, lacandón maya, mocho y cakchiquel, lamentablemente es complicado producir material de las lenguas maternas de las que existen pocos hablantes, muchos no saben escribir, hay poco investigadores, precisó Patishtán Méndez.

Subrayó que la lengua mame también ha reducido su población hablante, aunque hay mayor investigación, hay gente preparada, se han superado barreras y han publicaciones, en las otras ha habido poca investigación de los mismos nativos y necesitamos vincularnos con las instituciones educativas a favor de las lenguas, con especial atención, a las minoritarias

La globalización está teniendo efectos negativos hacia los pueblos originarios, la migración y la discriminación, muchos padres no enseñaban a sus hijos sus lenguas por temor a la discriminación, tenemos que replantear el número de hablantes, el porque hay una merma, aunque la población total indígena es de más de un millón 600 mil personas, la mejor forma de que no se pierda es hablarla, puntualizó.