IDEAS PARA LLEVAR LA NATURALEZA A TU HOGAR.

Además de estar muy en tendencia, la naturaleza tiene un poder de sanación que contribuye al bienestar físico y emocional. Con estos tips tendrás la belleza natural en casa.

  1. Cultiva tu propio huerto.

No es una idea nueva en absoluto, pues cada vez son más quienes se animan a cultivar su propio huerto urbano —aquí te explicamos cómo hacer tu huerto en casa si tienes poco espacio.

Lo que hay que hacer primero es consultar qué tipo de cultivos son los adecuados en tu ciudad. Ya sea una actividad en solitario o con la familia, apreciarán la paciencia y cariño que requiere darle tiempo a este proyecto. ¡Además tendrás mejores ingredientes para hacer la comida!

  1. Haz un jardín de plantas aromáticas.

¡Puedes cultivarlas por tu cuenta! Así como con el huerto casero, esta es una gran oportunidad de especializarte en las especies de plantas que hay allá afuera, mismas a las que les darás un provecho enorme.

  1. Elige plantas trepadoras.

Nada dice ‘naturaleza’ como una pared cubierta de plantas trepadoras. Estas especies tienen la capacidad de cubrir grandes extensiones con una ocupación mínima de suelo. La mayoría resisten bien tanto al frío como el calor, de modo que no tendrás mayores problemas para persistir durante estaciones con temperaturas extremas.

Hay infinidad de opciones: jazmín, glicina, hiedra, madreselva, bugambilia, akebia, pasionaria, plumbago, campanilla morada… No necesitan grandes cuidados, pero toma en cuenta que pueden llegar a ser muy frondosas y tapar la luz que necesitan otras plantas presentes.

  1. Plantas y naturaleza deco.

Si la casa no admite plantas trepadoras, ni tienes metros cuadrados para cultivar un pequeño huerto, el proyecto de naturaleza en casa tendrá que ser un poco más adaptable. Menos ambicioso, pero no menos encantador: PUEDES OPTAR POR plantas de interior.

Además puedes aprovechar tus paseos por la naturaleza para recoger ramas, hojas, flores o semillas. Unas sencillas ramas de eucalipto, lavanda, olivera o craspedia le darán un toque encantador al hogar.

  1. Apostar por materiales naturales.

Por último, esta es una invitación a regresar a los orígenes. Porque no solo las plantas y las flores nos conectarán con la naturaleza; la elección de materiales presentes en la casa también es muy importante.

La madera, por ejemplo, es perfecta para crear entornos cálidos, ya sea a través del mobiliario, suelo o paredes. También puedes elegir yute, cáñamo, sisal, ratán, corcho o bambú. Los suelos de piedra, con pizarra, arenisca o mármol dan una sensación de naturalidad primigenia y aportan muchos frescos en verano.